Published On: Sab, Jun 20th, 2009

Caigamos en Oración – Isaí Cordero Ixba

De inicio quiero felicitar a un buen amigo que acaba de cumplir años el día de ayer 19 de junio. El Amigo Román, que lo festejó en la Col. Primero de Mayo con amigos y vecinos después de haber hecho trabajo social junto con ellos podando los arboles que rodean el campo deportivo de esa colonia. ¡Felicidades Román!
Ahora si, a lo que nos concierne…

¿Quién le gusta, amable lector, para que lo represente en el Congreso Federal?; estoy seguro que más de la mitad de los que se han hecho esta pregunta la respondieron con un “ninguno, todos son lo peor de la política de mi Distrito”(sea cual fuere), y es que tienen razón, por lo menos en el de Los Tuxtlas, aunque estoy seguro, en muchos el Estado de Veracruz y de la República Mexicana donde habrá elecciones.

Partidos grandes y chicos, todos tienen candidato, unos que al parecer piensan mucho en cuidar el ambiente, porque solo reciclan a sus candidatos, los usan una, dos, tres veces, luego, los guardan un ratito en alguna secretaria, oficina de gobierno, o simplemente les dan un espacio de valor en su partido y cuando son necesarios, les dan una desempolvada, si bien les va y los traen de nuevo a la contienda electoral que más que cualquier cosa parece un “reality show” o el peor de los programas de chismes de la televisión… una y otra vez, en cada contienda, parece que es lo mismo… otros, con candidatos nuevos, que solo van por el recurso y “a ver que sacan”.

Y sabe algo, seguirá así mientras no les pongamos un alto.

He oído comentarios acerca de anular el voto o no votar, no solo del “vox populi”, sino también de reconocidos políticos y personas del escenario nacional; ejemplo de ello, Dulce María Sauri, exdirigente nacional dino…priista.

Nos quejamos por el hecho de que son candidatos de pacotilla, con discursos y promesas trilladas, tantas veces repetidas que rayan ya en lo absurdo… que si el apoyo al campo, que si los caminos, que si los recursos, siempre lo mismo… pero repito una vez más, mientras no les pongamos un alto, así seguirán las cosas…

Solemos quejarnos de todo, de lo que pasa y lo que no; pero no intervenimos para que no pasen. ¿Cómo puedo no dejar que candidatos reciclados entren a una contienda electoral, o que candidatos novatos mentirosos lengua larga quieran darnos atole con el dedo con promesas o diez puntos que sabemos que jamás cumplirán?… muy sencillo, decidamos nosotros.

¿Sabia usted que el voto es un derecho que usted y yo tenemos?, así es, ha costado ya mucho tiempo y sangre a nuestro País, sin embargo, no la hemos sabido valorar. ¿Recuerda a aquellos candidatos impuestos por el partido en turno, o a los que obligadamente (por hambre y necesidad) se les tenía que dar el voto?, ahora le pregunto: ¿Qué diferencia existe ahora?, hemos crecido como País, pero culturalmente, como Nación, seguimos en las mismas.

Aristóteles decía en una de sus frases más memorables del quehacer político… “El Hombre es un animal político” (o social), no por el hecho de todos militar en una organización partidista, (partido político, agrupación, club), sino porque nos desarrollamos en el seno de una sociedad; luego entonces, al ser miembros de esta, estamos casi obligados a participar en ella, lo deseemos o no, pues al final, también no afecta lo que decidan los demás.

Si nos damos cuenta de algo, es que nuestro bienestar en la sociedad depende de las decisiones que la misma “sociedad” tome, y si yo soy parte de esa sociedad, luego entonces… mi bienestar depende de las decisiones que yo, en conjunto al ente que pertenezco (sociedad) tomemos.

Los partidos políticos fueron creados por la necesidad y naturaleza gregaria que tiene el mismo hombre. Es a ellos a quien le debemos en cierta parte el hecho de usar continuamente a la misma gente… sin embargo, quiero comentar una vivencia…

Me encontraba muy activo en las filas del partido en el que milito, se acercaba una contienda electoral municipal, faltaba poco para cerrar el registro de candidatos y nosotros no teníamos uno solo… Hubo un muy apreciado y respetado compañero que dijo que al no haber nadie dispuesto a representarnos, el podía hacerlo, con tal de que el partido tuviera, por lo menos un representante.

Su intención era buena, sin embargo, cabe una pregunta ¿Por qué no hubo alguien que se acercara al partido, un conocido comerciante, un empresario, un político reconocido, a las oficinas de nuestro partido para pedir ser el candidato en esa ocasión?, la respuesta, igual que la pregunta es sencilla, ¡Porque a nadie le interesa la política si sabe que no lleva las de ganar!

Desgraciadamente, la política se ha convertido en un negocio, donde se acomodan a amigos, parientes y compadres… ejemplo de ello el caso tan lamentable de la guardería de Hermosillo.

La política debe interesarnos a todos… ¿Se ha dado cuenta querido lector o lectora, que el candidato que gana una contienda electoral (al menos desde que tengo uso de razón y memoria) gana por una minoría?, del 100 por ciento del electorado una gran cantidad de personas no va a votar, lo que deja un margen mínimo para ganar una contienda electoral, otros por desconocimiento o negligencia anulan sus boletas, restándole peso a la decisión electoral. Nos quedamos que del 100% apenas un 40% va a ser tomado en cuenta para elegir a nuestros representantes en cualquiera de sus modalidades, de ellos, el que tiene un 21% gana la elección.

Solo el 21% de 100%… ¿Se da usted cuenta del grave daño que nosotros mismos nos causamos al no aceptar que la política es parte de nuestra vida?, es más, debiera ser nuestra vida activa. No me refiero a estar siempre dentro de las oficinas de nuestro partido, pero si, tomando decisiones dentro de nuestra sociedad.

En el 2000, votamos por un candidato diferente, una propuesta diferente, fue nuestra decisión el hacerlo, si hubieron fallas o errores, es un hecho, nadie es perfecto, sin embargo, se trabajó y al momento de la elección muchas sonrisas se veían en las calles, habían ido a votar por el candidato que habían elegido, por el cambio…

Sin embargo, el problema fue, que todos esperaron que las cosas cambiaran por si solas, sin mover un solo dedo, sin esforzarse por que se diera el cambio.

De verdad se lo digo, tome decisiones, elija usted a quien quiere que lo represente. En esta ocasión estamos en una encrucijada, (les repito, al menos en Los Tuxtlas), tenemos que decidir “de los malos, el menos peor”, pero todo no es casualidad sino causalidad.

“El pueblo tiene el gobierno que merece”, dice un refrán; no creo que México se merezca tener políticos de tan baja calidad… Hay que accionarnos, activarnos y tomar decisiones por nosotros mismos, que coadyuven al bienestar social, al bien común.

Hágalo, vera que habrá entonces un cambio.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Publicidad

Chevrolet

Nuestras Redes Sociales

Caigamos en Oración – Isaí Cordero Ixba