¿Usted qué opina? por Alfredo Tress Jimémez

PLEITO SIMULADO
Lo que hace unos días observamos y escuchamos, era algo que se había alertado a la ciudadanía que sucedería. La iniciativa del presupuesto de Ingresos enviado por el Presidente de la República a la Cámara de Diputados, era algo esperado; su contenido se traduce llanamente a que los mexicanos paguemos más impuestos y consecuentemente traerá más incrementos a los productos básicos, más alzas a la corriente eléctrica, gasolina y gas, y a partir de que el Senado ratifique la propuesta enviada por los diputados sobre el presupuesto de ingresos, los mexicanos pagaremos más por el uso de la telefonía celular y el internet.

En el debate que se suscitó en San Lázaro, el argumento de los hermanos PAN y PRI fue: “Más impuestos, en bien del país”. Fuera del recinto de San Lázaro, de cara a la ciudadanía, los panistas y priistas se comportan como Caín y Abel.

De los panistas ya ni cuestionarlos, su política económica se sustenta en privilegiar a los que más tienen; su política social, sencillamente no existe, no creen en ella, no les interesa o simplemente los pobres son un instrumento más para continuar en el poder.

¡Pero los priistas!, los herederos de los principios revolucionarios, los que con discurso fácil emulan a los luchadores sociales que trasformaron a este país, el nuevo PRI que sólo cambió de ropajes pero que sigue siendo más de lo mismo, o qué dirán los diputados electos por una aplastante mayoría de votos ciudadanos que confiaron una vez más en su palabra, ciudadanos que pensaron que por tratarse de jóvenes priistas podrían ser diferentes, pues ya vieron que no, que es lo mismo, los viejos y jóvenes priistas son lo mismo, los distingue la mentira, la simulación, el engaño, la traición; por decir lo menos, soportan sus triunfos electorales utilizando los recursos económicos con que dispone el Estado, no importándoles que sean recursos del pueblo y que deberían ser aplicados en beneficio del pueblo; pero no con despensas, láminas, computadoras, electrodomésticos, en fin, dadivas que hoy se convierten en más impuestos y en consecuencia en una vida más cara para todos.

Lo que observamos y escuchamos hace unos días en la Cámara de Diputados, nos debe remontar a la época del Imperio Romano, pan y circo para los mexicanos, escuchamos por un lado a los hermanos PAN y PRI defendiendo el Paquete Fiscal enviado por su Jefe Supremo, el Presidente de la República; y por el otro, en contra, por mandato ciudadano, una débil oposición, que por más que argumentaron y se desgañotaron, fue imposible parar, también por mandato ciudadano, a una aplastante mayoría conformada por PAN-PRI.

Con la aprobación de nuevos impuestos, seguramente debe haber tranquilidad en los mexicanos que llevaron al poder a los diputados que representan a la mayoría en el Congreso Federal; los empresarios poderosos, los micro y pequeños comerciantes, y desde luego los empleados, amas de casa, jóvenes, obreros, campesinos; y todos aquellos que siguen confiando que en época de elecciones se debe votar a favor de los que ofrecen componendas, los que más se anuncian y los que más regalan. O que decir de las televisoras que le dieron una cobertura espectacular a los que promovieron el voto en blanco, seguramente a ellos no les afecta lo que acabamos de observar en la Cámara de Diputados, su reflexión debe ser la misma que la del PAN-PRI, “más impuestos, en bien del país”.

Ni hablar; a los merolicos, argüenderos, oponentes a todos, no les hagan caso, deben pensar los que votaron por las mayorías rapaces, que el gobierno demanda más impuestos para que se reflejen en ofrecer vida digna para todos los mexicanos. Deben reflexionar erróneamente los que votaron por las mayorías insensatas; “si existe más violencia, es porque la humanidad carece de valores”; “si todo lo que consumimos es más caro, es por la crisis mundial”; “si la telefonía celular y el internet a partir de ahora serán más elevados los costos de sus servicios, es lo de menos, la globalización es así debemos asumir sus costos”, debemos estar orgullosos que con estos pagos seguiremos fortaleciendo y presumiendo tener al hombre más rico del mundo.

Para completar esa gran visión de país de votar por los partidos mayoritarios, debemos enterar a la ciudadanía que el año por venir (2010), se renovará el poder ejecutivo, legislativo y los 212 Ayuntamientos del Estado de Veracruz, la recomendación que debemos hacer es pedirle a una editora que masivamente reproduzca la película de Ghandi, para que la puedan ver todos los veracruzanos y en consecuencia seguir votando para que el próximo Gobernador, la mayoría en el Congreso Local y la mayoría de los Ayuntamientos veracruzanos, continúen en el poder los que dicen que han hecho una gran obra en Veracruz, los que han sacado del atraso a millones de veracruzanos, deben seguir gobernándonos quienes en lugar de endeudar al Estado, se han preocupado en pagar puntualmente los compromisos contraídos.

Aprovechando los resultados obtenidos y en consecuencia el gran éxito ciudadano en las elecciones del 2009, deben urgentemente enviar una solicitud SUPLICÁNDO a la asociación civil “SOS”, que en su agenda contemple las elecciones del 2010 en nuestro Estado, que vengan con toda la mercadotecnia televisiva a promover el voto en blanco, deben continuar por la senda del éxito. Solamente nos corresponde alertar una vez más, que el año entrante se conmemora el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, fechas históricas que deben enorgullecer al ciudadano y deben preocupar a los Gobernantes. ¿Usted qué opina?
alfredotress04@yahoo.com