¿Usted qué Opina?, Por: Alfredo Tress Jiménez

Presupuesto 2012

El presupuesto 2012, aunque digan lo contrario los expertos; su eficacia en su aplicación tiene mucho que ver con la recesión económica que se está presentando en Estados Unidos y la comunidad Europea.

El ex – Secretario de Hacienda del gobierno calderonista Agustín Carstens, actual gobernador del Banco de México, señaló que ante el nuevo escenario económico mundial, las expectativas de crecimiento para el país en 2011, así como la creación de empleos en nuestro país son muy complicadas.

Sin embargo asentó, “tenemos indicadores macroeconómicos sólidos; tenemos acceso a los mercados financieros internacionales, un sistema financiero sano, un nivel récord de reservas internacionales y la línea de crédito flexible; no obstante, eso no quiere decir que el entorno externo no vaya afectar el crecimiento del país. Por lo que con demasiado optimismo —expresó—, pensamos que esto se va a dar dentro de un límite.

El banquero anunció el recorte en la perspectiva de crecimiento nacional para 2011 de entre cuatro y cinco por ciento, a un rango que va de 3.8 a 4.8 por ciento. Descartó una nueva crisis en México para los siguientes meses. La parte baja de su estimación, es inferior a la proyección oficial de la Secretaría de Hacienda para este año, que es de 4.3 por ciento.

Sobre la situación actual del país, considerando que cuando arrancó la crisis de 2008 hizo referencia a que sólo se trataba de un “catarrito”, Agustín Carstens contestó; “ya aprendí que yo me debo limitar en mi carácter de doctor de Economía, a hacer comentarios sobre economía y no sobre catarros”.

En otros escenarios, el Secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, en la entrega del presupuesto 2012, no hizo referencia a su aspiración, y sólo se concretó a hablar de lo que llamó un paquete económico “prudente y responsable”.

En coincidencia con lo externado ayer por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Cordero afirmó que en 2012 se prevé un estado de desaceleración de la economía mexicana, con lo que habrá un crecimiento de 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB).

En total, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) propone al Congreso federal un gasto que asciende a los 3.5 billones de pesos, 2.5% más respecto a lo aprobado el año pasado.

Cordero también hizo énfasis en que el déficit presupuestario que se plantea es de 0.2% del PIB, así como en el hecho de que no se contempla la creación de otro impuesto, y que para el próximo año queda asentada la desaparición de la tenencia vehicular a nivel federal y también reafirmó la deducibilidad de las colegiaturas.

Sin embargo, no pretendo ser ave de mal agüero, pero actualmente las bolsas de valores de Francia y Alemania comenzaron el desplome y ambas terminaron con caídas del 5.45% y 5.13% respectivamente. En Wall Street, el Dow Jones cayó 4.62%. Debido a estos indicadores, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, tuvieron una reunión de emergencia a fin de analizar las actuales condiciones económicas.

Por lo que es demasiado aventurado que los responsables de las finanzas del país digan que todo está bien, y que la situación que prevalece en las economías más importantes del mundo no afectará a la economía de nuestro país. Sin embargo, es entendible su postura, ya que el, hasta el viernes pasado, Secretario de Hacienda Ernesto Cordero renunció a su cargo para buscar la nominación de su partido a la Presidencia de la República.

Basta observar la desesperación en que viven millones de familias mexicanas, angustia por la urgente demanda de llevar recursos económicos a sus casas, psicosis por la ola de violencia que nos hacen saber en los medios de comunicación, donde los mensajes de aliento no son suficientes, se nos dice que se está combatiendo a los delincuentes pero los números que nos dan de muertos y desaparecidos son superiores por mucho.

El tema de la violencia y el combate a la delincuencia que está llevando a cabo fundamentalmente el gobierno de la república, tiene desplegado al ejército y a la marina en todas las carreteras del estado, haciéndose colas interminables de vehículos ya que se debe bajar la velocidad para no provocar a unas personas encapuchadas que actúan a su libre albedrío deteniendo a quien se le ocurre para su revisión.

Pero de esto debemos los mexicanos y en particular los veracruzanos que transitamos por las carreteras acostumbrarnos, ya que el presupuesto del año entrante presentado a la Cámara de Diputados por el Presidente de la República, se incrementa en cerca de un 12% para la seguridad pública comparado con el ejercido el año que corre. Así es que debemos prepararnos para el año entrante, donde observaremos elecciones federales, crisis económica y un país que pareciera ser que los mexicanos comunes estamos viviendo una guerra civil.

¿Usted qué Opina? alfredotress@hotmail.com