¿USTED QUÉ OPINA? Por ALFREDO TRESS JIMÉNEZ

DE LA CRÍSIS ECONÓMICA A LA CRÍSIS SOCIAL

No se requería ser profeta para adelantar lo que finalmente sucedió, los Senadores del PAN–PRI confirmaron lo que ya habrían votado los diputados del PAN-PRI en la Cámara de Diputados.

Es lamentable escribir temas tan difíciles como lo es pagar más impuestos, pero es importante dejar en claro lo que hicieron los panistas y priistas en el Congreso de la Unión, quienes con su voto a favor permitieron que a partir del año entrante se pagará más por todo y el país continuará no tan sólo padeciendo una crisis  económica creciente, sino que ahora debemos enfrentar todos algo muy lamentable y preocupante, la posibilidad de que estalle la crisis social, esa es muy peligrosa, la historia nos dice que cuando el pueblo manifiesta su inconformidad, los gobiernos entran en ingobernabilidad, pero eso es lo que arbitrariamente provocaron con este Paquete Fiscal los diputados y senadores panistas y priistas.

Sin embargo; el ciudadano común tal vez no conozca de fondo el problema al que nos enfrentamos con esta errónea decisión.

El aumento del Impuesto sobre la Renta (ISR) de 28% a 30%, afectará los ingresos de los asalariados y de las pequeñas y medianas empresas y desalentará la inversión del sector comercial e industrial.

El aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 15% a 16%, generará más inflación y empeorará principalmente la capacidad de consumo de la población de menores ingresos.

El Impuesto a los Depósitos Bancarios de 3% a partir de 15 mil pesos, promoverá más la informalidad y consecuentemente la evasión fiscal.

La contribución del 3% a las telecomunicaciones (telefonía celular, telefonía fija, televisión), junto con el IVA significará un 19% e impedirá la modernización y competitividad del país. Las reformas del Código Fiscal de la Federación, penetrarán aún más el terrorismo fiscal, atentado contra los ahorros y depósitos de los mexicanos y amplía las excepciones fiscales para los grandes inversores y las grandes empresas.

El aumento en los Impuestos Especiales sobre Producción y Servicios (IEPS), retrasarán la recuperación de la economía nacional, agudizará el desempleo y empobrecerá aún más a la población.

Esas sólo son algunas de las complicaciones financieras que tendremos que asumir todos los mexicanos a partir del próximo año. Sin embargo, no debemos pasar por alto el incremento a los precios de bienes y servicios públicos, como las gasolinas con su desliz nuevamente a partir de enero, incluyendo al diesel, la experiencia inmediata de aumentar el precio de estos productos nos dice lo que pasará, vuelve a ser una medida totalmente inflacionaria que afectará la competitividad del país y afectará aún más a la economía de las clases más necesitadas.

Eso nos depara para el 2010, año que celebraremos el bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, así también darán inicio formal las campañas electorales en nuestro Estado, se renueva al gobernador, los diputados y los alcaldes, volveremos a observar a los hermanos PAN y PRI, comportándose ante el electorado como Caín y Abel, pero no se los crean, los acuerdos políticos los hacen de espaldas a los electores, de espaldas al pueblo, PAN y PRI acordaron aumentar los impuestos, las recaudaciones, sacrificar a los asalariados, a los obreros, a los campesinos, a los pequeños y medianos empresarios, a los más necesitados. 

Olvidaron las promesas de campaña, los ofrecimientos nunca cumplidos. Una vez más le mintieron y engañaron al pueblo. Por lo que con lo que aprobaron los hermanos reducen la capacidad de consumo, de gasto, de inversión, agudizan el ciclo económico recesivo de la economía mexicana; menos producción, menos empleo y menos ingresos. 

Sin embargo, observamos con que desfachatez el PAN y el PRI se culpan el uno del otro de lo que confabuladamente acordaron. Diputados y Senadores del PAN y del PRI, sus ofertas de campaña rápidamente quedaron en el olvido, ustedes, solo ustedes son los responsables de que el proyecto fiscal reducirá la capacidad de gasto de las familias y de las empresas, será adverso sobre los mismos ingresos fiscales.

Debemos confiar que los mexicanos una vez más sabremos demostrar que el pueblo no quiere pleitos y menos guerra, somos un pueblo pacifista, preferimos la lucha silenciosa, esa es la que nos permite tener a los gobernantes que queremos, la del sufragio efectivo y no reelección; el coraje, la inconformidad y desesperanza ciudadana en que nos encontramos, no debe ser motivo para actuar por la vía de la violencia, esas emociones deben ser canalizadas por la vía de las instituciones; sin embargo, el pueblo tiene la última palabra, ya que al agudizarse la crisis económica, podemos pasar a la crisis social no deseada. ¿Usted qué Opina?

alfredotress04@yahoo.com