 Golpe de calor

En esta época de calores intensos y con el verano en puerta, debemos cuidar a nuestras mascotas. El golpe de calor es una condición que pone en riesgo a los animales si no tomamos las precauciones necesarias o ignoramos algunos síntomas. En términos médicos el golpe de calor ocurre cuando alguien es sometido a temperaturas ambientales muy altas presentando un colapso del sistema de termorregulación, ocasionando que su temperatura corporal suba de forma exagerada, esto ocurre tanto en personas como en animales al ejercitarse o al exponerse demasiado tiempo al sol.

 El golpe de calor produce una alteración en el funcionamiento de diferentes órganos, lo que puede provocar, si no se actúa a tiempo, un fallo multiorgánico y la muerte. Un golpe de calor en nuestros perros puede matarlos en tan sólo 15 minutos

El golpe de calor representa un grave problema de salud pues cuando un perro no consigue expulsar más calor del que genera o del que absorbe, eleva su temperatura corporal y afecta al sistema nervioso central con daños irreversibles en la mayoría de los casos.

Los perros no sudan como los humanos, ellos lo hacen través del hocico complicando por mucho la autorregulación de su temperatura, ellos se refrescan solamente a través de la respiración y del jadeo y son mucho más vulnerables al golpe de calor que los humanos.

Los síntomas de golpe de calor en animales incluyen: Un exceso de jadeo, temblores musculares, dificultad al respirar, falta de fuerzas, vómitos constantes, mareos y en casos más graves la piel se torna azul por la deficiente oxigenación de la sangre produciéndose una pérdida de conocimiento o coma.

Hay tres acciones que pueden originar golpe de calor en los animales:

Someterlos a ejercicio físico a altas temperaturas. Es común ver a las personas ejercitarse con sus perros sin embargo se debe tomar en cuenta que nuestro organismo es diferente al de ellos y lo que a nosotros nos parece normal (seguirnos el paso) a ellos les representa un trabajo mayúsculo.

Abandonarlos por algún tiempo en el auto con las ventanas cerradas o dejarlos en exteriores sin agua ni techo. Esto disminuye la capacidad de nuestro perro para expulsar calor al exterior y por lo tanto éste se va a acumulando en su cuerpo.

La deshidratación; no proporcionarles agua constantemente en época de calor puede llevarlos a un golpe de calor. Lamentablemente mucha gente no se hace responsable de sus mascotas y las tiene en la banqueta, en el patio o en la azotea a sol y agua sin los cuidados necesarios.

En el caso de las personas que sí pasean a las mascotas es necesario llevar mucha agua, para refrescar al animal en caso de que la exposición al sol sea mayor. Si tu perro es muy activo llévalo con correa siempre y a un ritmo lento pues si se sobre excita corre más riesgo de colapsar, refréscale el cuello y la cabeza y deja que se revuelque en el pasto y lo más importante; Observa su comportamiento en todo momento y ante cualquier anormalidad actúa inmediatamente.

El primer paso ante un golpe de calor es bajar su temperatura, atenderlo bajo una sombra y ofrecerle agua hasta que se estabilice y escuches que su respiración es normal. No lo bañes o mojes completamente, hazlo poco a poco, comienza por las patas y ve subiendo a las demás partes del cuerpo, si las cosas no mejoran llévalo inmediatamente al veterinario.

Nuestras mascotas son nuestra responsabilidad y debemos proporcionarles el mayor bienestar posible, eso nos convierte en verdaderos seres humanos. gaem80@gmail.com