 Tres Zapotes, breve historia de los descubrimientos de su zona arqueológica.

PROLEGOMENOS

El año pasado esta localidad que es la principal comunidad después de la cabecera municipal del municipio de Santiago Tuxtla Ver., celebró las fiestas patronales en honor a San Antonio de Padua, las cuales se efectuaron del 12 al 16 de Junio, siendo reina de las fiestas titulares la srita. Andrea Santos Guatzozon y su corte real Citlali Sarahi Ortiz Marín y Dioselina Fernández Galloso.

Este año desgraciadamente por motivos de la pandemia de COVID-19, no se llevarán a cabo, esperando primeramente Dios que el año próximo se retome estas tradicionales fiestas patronales. Esta crónica se realiza como un apoyo de solidaridad a todos los trizapotecanos que día a día están en la lucha con la finalidad de ser mejores seres humanos.

BREVE SEMBLANZA DEL SANTO PATRONO.

Fernando de Bulloes y Taviera de Azevedo que es el nombre original de este santo, nació en Lisboa, reino de Portugal, probablemente en 1195. (Foto 1)

A la edad de 15 años ingresa a las ordenes de los monjes agustinos, en 1218 a la edad de 23 años cambia de orden y se vuelve franciscano, adoptando el nombre de Antonio en honor a San Antonio Abad.

En 1221, se encuentra con San Francisco de Asís, fundador de la orden de los franciscanos quien le encarga predicar y enseñar a sus hermanos los frailes. Fue un gran y elocuente predicador con el don de la profecía, reconocido en su tiempo por el vaticano.

Muere prematuramente el 13 de Junio de 1231 siendo canonizado por el papa Gregorio IX, 352 días después de su fallecimiento, el 30 de Mayo de 1232.

El 16 de Enero de 1946 el papa Pio XI proclamo a San Antonio “Doctor de la Iglesia”.

Es patrono de Lisboa (Portugal) donde nació y de Padua (Italia) donde permanecen sus restos. Es uno de los santos más conocidos en el mundo. En América es un santo muy popular desde U.S.A. hasta Argentina.

En México prácticamente es venerado en todo el país, según la tradición se le invoca para hallar objetos perdidos. Muchas solteras lo adoptan para que interceda y las ayuden a encontrar un buen esposo, volteándolo de cabeza. Patrono de las mujeres estériles, de pobres y de los panaderos. Es conocido como el más grande taumaturgo (quiere decir el que obra milagros) de todos los tiempos.

DESCRIPCION DE LA ZONA ARQUEOLÓGICA.

Ochos décadas después de las primeras investigaciones, la zona arqueológica de Tres Zapotes, Ver. se distingue como la única capital olmeca en el Olman que siguió floreciendo después del colapso de La Venta en el 400 a.C.

Con sus 50 monumentos de piedra y un registro de continua ocupación que abarca dos milenios, Tres Zapotes documenta mejor el surgimiento de la cultura epiolmeca desde sus raíces olmecas. Ahí la transición de olmeca a epiolmeca involucro un cambio profundo en la organización política, hacia un sistema de gobierno compartido, así como el desarrollo de sistemas sofisticados de escritura y calendarización.

Tres Zapotes se localiza en la región de Los Tuxtlas, formando parte del actual municipio de Santiago Tuxtla Veracruz; se encuentra casi al pie de la parte oeste del cerro del Vigía, cerca del arroyo Hueyapan, mismo que desemboca en el rio San Juan, el cual a su vez se vierte en la cuenca del río Papaloapan.

El terreno en donde se encuentra la zona arqueológica es muy irregular, lleno de pequeñas depresiones y elevaciones, acentuadas a medida que se acerca a la zona montañosa, en donde se yergue el volcán de San Martin.

De acuerdo al levantamiento de la zona arqueológica (foto 2) está compuesta por 4 grupos principalmente:

El grupo 1 está conformado por 6 montículos alrededor de una plaza, en esta área se descubrió la cabeza colosal de Hueyapan.

El grupo 2 (también conocido como grupo arroyo) se localiza al sureste. Su montículo principal “loma Camila” (foto 16), tiene una altura de 12 metros, al lado norte de la plaza esta la “loma larga” con 7 metros de altura y 130 metros de largo, en este sitio se localizó la estela “A”.

El grupo 3 al norte del sitio reúne plataformas pequeñas que probablemente fueron utilizadas como conjuntos habitacionales de sacerdotes, dirigentes y artesanos, aquí se descubrió en 1939 la famosa estela “C”.

El grupo 4 estaba formado por montículos menores a 3 metros, la plaza tenía una superficie de una y media hectáreas (15,000 mts2).

BREVE CRONOLOGIA DE LOS DESCUBRIMIENTOS.

1853

Campesinos avecindados en la hacienda de Hueyapan de Mimendi, hoy Tres Zapotes en el municipio de Santiago Tuxtla Veracruz. Descubrieron la cabeza colosal de Hueyapan, actualmente designada como monumento “A” de Tres Zapotes (Museo Tuxteco de Sitio de Tres Zapotes).

1862

Don José Melgar y Serrano visita y tiene acceso a la cabeza colosal de Hueyapan. En este punto la historia del mundo occidental inicia su apertura hacia el conocimiento de una nueva cultura: La olmeca (De La Fuente, 1992: 21).

1869

Melgar y Serrano reporta y publica el descubrimiento de la cabeza colosal de Hueyapan en el boletín de la sociedad mexicana de geografía y estadística en el Art. “Antigüedades mexicanas, notable escritura antigua” pág. 292-297. Época 2 Vol. I (De La Fuente, 1992: 21).

1871

Don José Melgar hace personales comentarios del hallazgo de la cabeza colosal de Hueyapan Art. “Estudio sobre la antigüedad y origen de la cabeza colosal de tipo etiópico que existe en Hueyapan del cantón de los Tuxtlas” en el boletín de la sociedad mexicana de geografía y estadística Época 2, Vol. III pág. 104-109. (De La Fuente, 1992: 22).

1887

Alfredo Chavero en su obra “historia antigua de la conquista” en el primer tomo En México a través de los siglos, Vol. I, relaciona a la cabeza colosal de Hueyapan, con un hacha votiva, comentando su tipo claramente etiópico. (De La Fuente, 1992: 23). Foto 3

1892

En la exposición de Madrid en 1892 conmemorando el cuarto centenario del descubrimiento de América, Paso y Troncoso exhibió una foto de la cabeza colosal de Hueyapan así como la de “una losa monumental que ahí se conserva” una de las estelas del mismo sitio (Casellas, 2004: 24).

1905

El arqueólogo alemán Eduardo Seler y su Esposa Cecilia Seler Sachs visitan Tres Zapotes Veracruz para ver la cabeza colosal de Hueyapan (De La Fuente, 1992: 23). Foto 4

1925

El danés Frans Blom y el norteamericano Oliver La Farge visitan la región costera del estado de Veracruz, conocen Tres Zapotes, el volcán de san Martín Pajapan en donde en su cima descubren el monumento denominado con el mismo nombre. Recorren Coatzacoalcos y aventurándose en el Ríos Tonalá y siguiendo la corriente tributaria del rio Blasillo, estos exploradores descubrieron La Venta el más grande centro olmeca conocido. Encontrando la segunda cabeza colosal (Casellas, 2004: 24).

1929

Marshall H. Saville estableció el término olmeca al utilizarlo en un artículo en el que compara entre otros objetos el hacha Kunz con el ídolo de San Martín Pajapan. Encontrando en las comparaciones características de importancia como: cabeza hendida, los caninos prominentes, narices felinas, cuerpo humano y como rasgo dominante llevan una máscara de tigre. En este artículo se definió el término olmeca con base en la similitud de obras de arte; así lo olmeca surgió primeramente como un estilo artístico, no como un concepto cultural (De La Fuente, 1992: 25-26).

1932

Albert Wayerstal dió a conocer nuevos monumentos en Tres Zapotes reforzando el estilo olmeca y cuya lectura causó gran interés a Matthew Stirling (Casellas, 2004: 24). Foto 5

1938-1940

La Smithsonian Institution of Washington en convenio con el National Geographic Magazine auspicio las exploraciones en Tres Zapotes, Veracruz, las cuales fueron dirigidas por Matthew Stirling destacándose la limpieza total de la cabeza colosal de Hueyapan y el hallazgo de la estela “c” de Tres Zapotes por que lleva una fecha registrada a la manera de la cuenta larga que corresponde al año 32 a.C. (Casellas, 2004: 25). Fotos 6, 7, 8 y 9.

Dice Stirling (1943:8 citado por De la Fuente, 1992) que, en una extensión no mayor de 18 km en torno a Tres Zapotes, hay cuando menos ocho sitios arqueológicos con grandes montículos; el propio Tres Zapotes tiene una extensión aproximada de tres kilómetros. Es una planicie donde se encontró la mayor parte de los restos, tanto de montículos como de tiestos y de esculturas. No se aprecia planificación, porque los montículos se encuentran, en su mayoría, distribuidos en conjuntos irregulares; hay otros aislados que no parecen tener relación con ningún agrupamiento; no se ven tampoco indicios de orientación. Un solo patrón de organización en los volúmenes es apreciable; consiste en que en cada conjunto hay siempre un montículo mayor junto a otro bajo y plano. En ningún caso se trata de grandes construcciones; las más altas miden, si acaso, entre 10 y 12 m. de altura.

Stirling comienza sus trabajos en 1938 y los continúa hasta 1940; estuvo primero acompañado por C. W. Weiant y después por P. Drucker. Por los estudios cerámicos de este último, se conocer que el lugar fue habitado por largo tiempo; probablemente desde el fin del periodo preclásico tardío, tal vez por el año 600 a. de C., hasta el periodo postclásico temprano hacia el siglo X de nuestra era; no se puede establecer en qué época lo habitaron los olmecas.

Insinuó Weyerstall, la presencia de varios estilos y, por lo tanto. la existencia simultánea o sucesiva de diferentes culturas. Así, a diferencia de la información a que tenemos acceso en San Lorenzo y La Venta, en Tres Zapotes contamos tan sólo con una panorama confuso e incierto; podemos inferir únicamente, pues, que la región fue habitada por grupos diversos y durante mucho tiempo.

Para tratar de aproximarme al proceso cultural y artístico de Tres Zapotes, podría pensar que un grupo olmeca tardío, aun compenetrado de su cultura nativa, se asentó en esta región, situada al norte de su patria original, y allí desarrolló acaso estimulado por contactos extranjeros, un estilo local que con el tiempo dio lugar a una escuela artística diferente, pero en cierta forma arraigada en aquella que le dio nacimiento. El proceso de cambio no fue rápido, ni condujo a un alejamiento completo del modelo primordial; así, las obras, que son posiblemente las más antiguas, están, en su aspecto y en su contenido, dentro del espíritu cultural olmeca; poco a poco se van alejando de su pureza, pero conservan siempre en la forma o en el símbolo un resabio que las liga con el pasado. De tal suerte que en tanto que las Cabezas colosales de Tres Zapotes tienen un carácter olmeca, otras obras, como las “estelas”, en especial la de renombrado interés por sus numerales y sus jeroglíficos, la Estela c, hacen percibir una sensibilidad, una visión del hombre y del mundo que distan considerablemente de las que animaban a los olmecas anteriores (De la Fuente, 1992: 79-81).

1942

Con la finalidad de definir a la cultura olmeca y su posición cronológica la Sociedad Mexicana de Antropología llevó a cabo en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez Chiapas la segunda mesa redonda con el título mayas y olmecas. Esta reunión es un hito en la historiografía olmeca. Estuvo presidida por Alfonso Caso y participaron entre otros, Miguel Covarrubias, Wigberto Jiménez Moreno, Erick Thompson, Morley y Matthew Stirling. Es en esta reunión en donde se definiría que lo olmeca se llamaría cultura madre sugerida por el mexicano Alfonso Caso apoyado por Covarrubias sosteniendo de que se trataba de la civilización más antigua de México, logrando un sorprendente éxito en contra del movimiento opuesto que como Morley y Thompson sostenían que los olmecas eran una rama maya mucho más reciente (Casellas, 2004: 26-27).

1943

C. W. Weigan auxiliar de Stirling en las excavaciones de Tres Zapotes, publico la primera descripción completa del sitio, con análisis de materiales líticos y cerámicos (Casellas, 2004: 25)

Después de la temporada 1939 – 1940 el interés por Tres Zapotes decayó debido a los espectaculares descubrimientos olmecas en La Venta y en San Lorenzo.

Finales de la década de 1940 -1950

Se descubrió una segunda cabeza colosal en el cerro de Nestepe (foto 10). Howeld Williams y Robert Heizer examinaron el monumento Q en su estudio petrográfico sobre las fuentes de las rocas de los monumentos olmecas, concluyendo que ese, como la mayoría de los de Tres Zapotes, había sido tallado de basalto porfiritico con grandes cristales de piroxeno negro que se encontraron en el volcán extinto cerro del Vigía, cuyas pendientes más bajas están solamente a 5 km del lugar.

En 1970 como parte del proyecto olmeca de los Tuxtlas, El arqueologo Ponciano Ortiz Ceballos excavo una profunda trinchera en la orilla del arroyo Hueyapan, junto a las zanjas de Drucker de la temporada 1939 -1940 donde se habían descubierto depósitos tempranos bajo una capa de ceniza volcánica, Ortiz Ceballos pudo separar la cerámica del formativo medio (1000 – 400 a.C.) de los del formativo tardío (400 – 1 a.C.), lo que extendió la ocupación de Tres Zapotes 600 años antes de lo que se pensaba. También descubrió tentadora evidencia de una ocupación mas temprana en algunos fragmentos que aparentemente habían sido arrastrados por el arroyo.

A continuación, se describe la secuencia del sitio de Tres Zapotes, de acuerdo a los estudios de Ortiz Ceballos.

FASE CRONOLOGIA

Tres Zapotes B 650-300 a.C.

Hueyapan A 300-100 a.C.

Hueyapan B 100 a.C-100 d.C.

Nextepetl A-B 100 d.C-300 d.C.

En 1978 la construcción de un ducto de gas natural que perforo la esquina noreste de Tres Zapotes brindo la oportunidad para Luis Miller Cámara, bajo la dirección de Ángel García Cook, excavar el área alrededor de tres columnas de basalto que estaban parcialmente enterradas en el lado sur de plaza grupo 2, el conjunto de montículos más grade del sitio. Miller Cámara descubrió ocho columnas de basalto erguidas que rodeaban una plataforma baja con escalones hechos de losas de basalto, encontrándose una ofrenda con huesos de mono araña y de un mono aullador, dos cabezas de hacha de jade y serpentina, un hacha petrificada en madera, cerámica, cinabrio y un diente de tiburón.

Después de estas excavaciones que realizo Millej Cámara y hasta 1995 fueron esporádicos rescates de sepulturas que se encontraron cuando se araba un terreno o se construía un camino.

De 1995 – 1997 Christopher A. Pool de la universidad de Kansas dirigió el recorrido arqueológico de Tres Zapotes (RATZ) que tuvo como objetivo de producir un mapa detallado del sitio, determinando sus límites y trazar la historia de su establecimiento.

En el 2003 se cambió de nombre a “proyecto arqueológico de Tres Zapotes (PATZ), se realizaron excavaciones para investigar los cambios en la económica política de Tres Zapotes de los tiempos olmecas a los epiolmecas (foto 11).

A continuación, se describe los estudios de Christopher A. Pool sobre el (RATZ) y el PATZ):

Modelo:

Desarrollo de la Unidad Política de Tres Zapotes

1. Antes de 1500 a.C.

— Ocupación inicial en ambientes ricos en recursos naturales.

2. 1500-1000 a.C.

— Expansión por ríos y establecimiento de ocupaciones permanentes

3. 1000-400 a.C. : Desarrollo de sociedades complejos.

— Desarrollo de sociedades complejos y cacicazgos centralizados

— ¿Competencia entre capitales emergentes?

— ¿Zona de amortiguamiento entre cacicazgos?

4. Expansión y apogeo de la unidad política de Tres Zapotes, 400-1 a.C.

— Crecimiento regional de población

— Jerarquía elaborada de asentamientos

— Replicación de Grupo Plaza Tres Zapotes en centros menores

5. Decadencia de la unidad política de Tres Zapotes, 1-600 d. C.

— Disminuye población en Tres Zapotes

— Faccionalismo con énfasis en gobernadores individuales

— Crecimiento de centros rivales

— Diversificación de configuraciones arquitectónicos

En el 2014 Christopher A. Pool realizó un estudio de la estabilidad social de largo tiempo en la región de Tres Zapotes.

MUSEO DE SITIO DE TRES ZAPOTES.

Para llegar, se toma la carretera de Santiago Tuxtla a Isla, desviándose hacia Dos Caminos por un camino vecinal hasta llegar a la población de Tres Zapotes.

El museo es una construcción moderna compuesta de dos salas, en donde se exhiben piezas arqueológicas recuperadas destacando, la cabeza colosal de Hueyapan, génesis de la arqueología olmeca y las estelas “C” y “D”.

EPILOGO

A través de la historia de las exploraciones arqueológicas en Tres Zapotes se ha observado que paulatinamente se ha efectuado un saqueo continuo de lo encontrado, trasladándose estos objetos a los museos de México, Xalapa y Santiago Tuxtla, lo cual es totalmente negativo ya que estas piezas se debieron de haber quedado en donde fueron encontradas. En la actualidad les recomiendo que ninguna pieza salga de la localidad y se termine el saqueo.

Actualmente algunas áreas de la zona arqueológica han sido privatizadas para darle un uso comercial lucrativo, estos terrenos deberían de recuperarse y pasar a ser de utilidad pública y patrimonio cultural de la comunidad.

En este 2020 a los casi 5,000 habitantes con los que cuenta esta comunidad, les deseo a todos los trizapotecanos, que pronto salgan de esta contingencia y sigan el camino del progreso de manera integral con educación, más educación y trabajo comunitario. Que Dios nuestro señor los bendiga hoy y siempre.