 Álvaro Gálvez y Fuentes ¿Un bachiller olvidado?

Quizás para la mayoría de las gentes el nombre de Álvaro Gálvez y Fuentes, no signifique quien fue o que hizo de positivo en el paso por su existencia, quien partió de este mundo a una edad que frisaba en los 57 años y quien sin ser maestro destaco enormemente en el campo de la educación y no menos en otras actividades que lo convirtieron en un hombre polifacético y quien sin lugar a dudas lego a las generaciones pasadas y actuales un enorme patrimonio educativo-cultural.
Cuando se aborda el tema de la educación se habla de ella en sus distintos niveles de enseñanza, desde la educación primaria, secundaria y superior, sin embargo tales disciplinas están debidamente instituidas atendiendo por supuesto al Fundamento Constitucional que se encuentra apoyada en el Articulo 3° de la Ley de Leyes: la Constitución General de la República. Los distintos Gobiernos (Federal Principalmente) tienen como obligación y compromiso moral y social atender las demandas de la Sociedad Mexicana y más aun cuando se trata de la niñez y juventud quienes reclaman una enseñanza elemental y media, integral con miras de adquirir una preparación que conlleve a que en el futuro puedan incursionar; bien en una carrera técnica profesional, encaminadas a que en el futuro coadyuven al avance y progreso de nuestro querido México.
Los que tuvimos la oportunidad histórica de recibir una educación no solo elemental media y superior, tuvimos que participar primeramente en las etapas secundarianas y bachilleranas (preparatoria) para dar el salto a la enseñanza superior o profesional y todo por supuesto gracias a que se dieron las condiciones sociales y económicas establecidas en nuestra época, es decir, solamente funcionaban el nivel secundario y de bachillerato en el sistema de recibir clases impartidas por maestras y maestros en las escuelas instituidas, o como suele llamarse, en el modelo frente a grupos que era entonces el tipo tradicional.
Los años transcurrieron y la educación en todos sus niveles seguía su curso, y la población de México registraba un crecimiento, principalmente, la mira estaba puesta en la niñez y la juventud, es decir, una explosión demográfica que para nadie era un secreto, tenía su foco de atención en el tema educativo referente a los jóvenes que egresados de la enseñanza fundamental tenían la intención o la ilusión de proseguir en el grado inmediato de la enseñanza, media, es decir la secundaria.
Así pues los estudiosos de esta problemática social y cultural, no eran ajenos a buscar implementar nuevos programas o estrategias para resolver esta necesidad social, que exigía desde luego una solución si no inmediata, si urgente de resolver y es aquí donde surge el talento y la creatividad de hombres valiosos, pero sobre todo, con algo que pocos tienen en mente: poseer una visión extraordinaria encaminada a aportar ideas y proyectos en el problema educativo principalmente enfocado a la enseñanza media.
Aparece en el firmamento social y cultural, un mexicano ejemplar, que con el pasar de los años su figura refulge debido a la aportación que hace a la educación y totalmente a la enseñanza Media (secundaria)es decir, este ilustre intelectual crea la Telesecundaria, Amén de otras programas dedicados a la niñez, por ejemplo dejo los cimientos de la radio primaria; estos logros los obtuvo debido a que fue Funcionario Público en la Secretaria de Educación publica, donde fue director del Departamento de Educación Audiovisual de dicha Secretaria, además promovió la alfabetización por radio y estuvo además al frente del Instituto Latinoamericano de Educación Educativa.
Lo más sobresaliente y destacado de su personalidad, es que fue abogado egresado de la UNAM fue también locutor y guionista, incluso incursiono en la televisión cuando el director de la televisión privada era Don Emilio Azcárraga Vidaurreta y quien por su gran caudal cultural Educativo, lo bautizo con el nombre del Bachiller, sin embargo cuando escribía en el periodismo utilizo el seudónimo de Octavio Blanco; vale decir que este ilustre Mexicano bien merece recordarlo honrando su nombre y destacada aportación a la educación, quien por cierto era originario de la Ciudad de México, y quien falleciera un 28 de Julio de 1975 y cuyos logros en el ramo Educativo los alcanzo en los años 1966-1973.-
Ignoramos si el gobierno federal y otras Entidades Públicas, lo han recordado y honrado otorgándole un título académico o como Funcionario Público o bien si el Sindicato de maestros le han ofrecido un reconocimiento post-morten, pues también incursiono en la Organización Sindical, pues parece que fue coordinador de Telesecundarias en la sección 32 en el año de 1973, en la Ciudad de Xalapa; todo un Personaje quien sin ser Maestro de Profesión aporto un gran beneficio a la Educación! ¡SALUD!