¡Al abordaje! los chapulines: ¡AMLO los espera!

Dicen los que saben y los que tampoco saben, y que tienen la curiosidad de investigar sobre equis tema, pero principalmente cuando se trata de querer saber sobre la gramática y que a muchos nos debe importar; sea letrado o bien un interesado sabedor que aspira principalmente a enriquecer nuestro vocabulario, aunque en estos tiempos de la tecnología moderna y cuyo instrumento es ideal, practico y asombroso de la gran ayuda que nos presta la computadora al través de lo que se conoce con el nombre de internet y que solo basta, con abrir y localizar cualquier, palabra o dato histórico y ¡Zas! ¡Eureka! En menos que canta un gallo el ábrete sésamo funciona y de inmediato logramos lo que queremos saber; lo único malo es que para muchas personas y principalmente para los jóvenes estudiosos o no, es que pierden o dejan de introducirse al fenómeno del habito de consultar textos o tratados sobre alguna ciencia social o científica; en suma, nos volvemos adictos a “forziori” a no volver a tomar un librazo, que antes de hojearlo; surge la reacción ¡ni madres, esto no es para mí! Mejor me voy al internet y ahí se acaba la bronca!
Pero a qué viene abordar toda esta parafernalia gramatical o idioma español pues como suele decirse en el argot popular: cada día aprendemos algo nuevo, muy a pesar de tener o ejercer un título profesional o bien recordar las palabras o lecciones de los que fueron nuestros maestros, principalmente en lo que se refiere a una profesión con título universitario: no olviden jóvenes estudiantes, que aun cuando se titulan de su carrera que escogieron, ustedes siempre serán estudiantes, y que para ejercer su profesión además de la praxis, siempre consultaran sus libros, es decir, serán unos estudiantes permanentes.
Así, me encontré, leyendo una noticia periodística, que la verdad despertó mi curiosidad o me llamo la atención un término que jamás había escuchado: leído, esto es, que la palabra CHANFAINA me llamo, la atención, aun cuando en la nota periodística este término se estaba refiriendo nada menos, que al fenómeno político electoral, que es el pan de cada día de los “Políticos Mexicanos”, que como siempre en épocas de elecciones se “ponen las botas”, para ver que oportunidades o posibilidades tienen de subirse al “caballo de la revolución” y lograr una posición o cargo público. Así que motivado por ese término acudí al tumba burros y localice dicho término y el cual textualmente nos dice:

CHANFAINA: GUISADO A BASE DE BOFES, REBOLTIJO DE PIMIENTO, TOMATE, BEREJENAS EN CONCLUSION MEZCLA.
Sin restar meritos al periodista que aplico dicho termino a aquellos políticos que recientemente han cambiado de camiseta partidista, como por decir algo el referente viraje de la senadora del Pan Gabriela Cuevas, quien viendo la posición política que guarda “el pejejito” Andrés Manuel López Obrador, debido a las encuestas que reflejan, que el de Macuspana va arriba 15% de porcentajes sobre Ricardo Anaya y José Antonio Meade respetivamente. Lo extraordinario de este cambio de piel de la Gaby, es que en equis tiempo y en la anterior elección presidencial, había despotricado en contra del pejejito, diciendo un montón de calificativos que iban desde un mentiroso, populista y otras linduras y ahora está “chilanguita” de pronto le sale el cobre y se duerme en los brazos de Morena, quien olvidándose de que los azules eran lo peor que puede haber en política aceptan la adopción de esta Legisladora y todo por un plato de lentejas: Una Diputación Federal; así pues que le asiste la razón al periodista que hizo la aplicación de dicho termino, lo cual resulto un traje a la medida o un vestido a esta honorable dama, que como dicen en el rancho le salió el cobre.
Pero lo sorprendente de esta metamorfosis política que denigra y ofende a aquellos fundadores y verdaderos panistas que defendieron no solo su ideología basada en el bien común, sino la convicción política defender y mantener una militancia que es digna de admirarse y por lo que respecta a la actitud del señor López Obrador, no es más que un digno cácher o tercera base que recoge lo que vaya por su parcela política, y vemos que ya se le olvido, que en sus exaltaciones de líder revolucionario, decía que los azules siempre han sido como hermanos con los Priistas y decía además pues PRI-AN; lastima Margarito el pejejito no es lo que parece, si no, deja de ser un populista, demagógico y mentiroso.
Lo sobresaliente de estas metamorfosis de políticos es que no solo se registran e institucionalizan en la tierra alta, sino en la tierra baja y la verdad que se han convertido en una verdadera “plaga de chaqueteros”. ¡Yo pregunto y aquí en San Andrés a quien le queda la chaqueta! ¡Averígüelo Vargas!