¡Día del abogado!

Fue un 12 de julio de 1960 en que se decreto oficialmente declarar el Día del Abogado, gracias a la iniciativa social del Lic. Federico Bracamontes Baz, quien siendo director del Gran Diario de México, tuvo el buen tino y deseo que durante el régimen de Gobierno del entonces Presidente de la República. Lic. Adolfo López Mateos, se instituyera tal festejo.

La profesión de abogado considerada una actividad profesional liberal y que como todos sabemos conlleva la misión de alcanzar lo que todo ciudadano busca y aspira alcanzar el valor de lo que es la Justicia, el jurisconsulto Romano Ulpiano decía en su formula latina que “Justitia es la Constant Volunta Jus Cuiqui Tribuendi”.

O sea justicia es la voluntad constante de darle a cada quien lo que le corresponde.

En los últimos años en México han surgido opiniones y voces discordantes sobre la impartición y procuración de Justicia, dado que el espíritu que encierra ambas instituciones en su esencia ha perdido su razón de ser, esto es, el desprestigio de los que son los encargados de tales funciones la han llevado a situaciones desastrosas, debido desde luego a ese cáncer social que se  ha dejado sentir debido a la actuación de falsos funcionarios, y que no es otra cosa que la corrupción que invade tales esferas oficiales.

Sin embargo, a pesar de todo lo que ha empañado la actuación de los que practican y ejercen la profesión, existen antecedentes positivos, que México ha sido cuna de abogados valiosos que le dan luz y prez a la profesión, así podemos citar al mal logrado llamado el Rey del Amparo Don Ignacio Burgoa Orihuela, y otros tambres valiosos Rojina Villegas, Alfonso Aguilar Zincer, Juan Velázquez, Jesús Zamora Pierce, Ricardo Franco Guzmán, Alonso Aguilar Zincer y otros destacados abogados.

 Han transcurridos ya un buen número de años de ejercer nuestra profesión, y durante dicho lapso hemos sabido compartir algunos momentos con nuestros colegas, los cuales al confrontar algunos juicios o controversias, no nos convierte en enemigos, sino mas bien en contra-partes y eso considerando que la postulancia no nos debe llevar a adquirir actitudes de meros revanchismos, por el contrario debemos buscar las vías de solución apegadas desde luego al Derecho y por ende a obtener lo más complejo y difícil que deseamos obtener: La Justicia.

Hoy vale la pena invocar y recordar a colegas que convivieron con nosotros esos momentos de cordialidad y de detalles que formaron parte de nuestra ocupación y experiencias en los foros, donde se dirimieron nuestras participaciones; amigos inolvidables, Jorge Vázquez, Pancho Vázquez, José Luis Vázquez, José Cerón, Rubén Mantilla, Pepe Figueroa, Raúl García,  Jesús Torres Kaulis, Mario Tepach, Luis Miguel Díaz del Castillo, Carlos Paxtian, Carlos Temich, Jorge Hernández Escobar, Paty Lara Jerezano, Manuel Aguilar Sánchez, Alfredo Aguilera, José Cagal

Roberto virgen, Genaro Reyes Oliveros, Toño Gueixpal, Juan Caballero Absalón, Peye Piñeiro, ellos y otros de seguro estoy que están cumpliendo con una profesión en los Foros Celestiales, sean pues bien recordados porque supieron principalmente, ser antes que compañeros de profesión, verdaderos amigos.

Y a los que aun nos encontramos ejerciendo nuestra profesión ¡FELICIDADES!

Y por último quiero agregar un significativo pensamiento en este Día de Celebración.

¡HACEMOS VOTOS PORQUE ESTA VOCACION DE SERVICIO SIEMPRE ESTE ADORNADA CON LOS VALORES MAS EXCELSOS DE SERVICIO, A LA COMUNIDAD, QUE HAGAN BRILLAR LA JUSTICIA POR ENCIMA DE LAS IMPERFECCIONES DEL HOMBRE!