Un chocojarocho en Veracruz

  • Se unen empresas y comercios en apoyo a mujeres.
  • Iglesia apoya a colectivos de desaparecidos.
  • La corbata del secre.

Mientras el puerto de Veracruz carece de alumbrado público y sus calles están llenas de hoyos, al alcalde Fernandito Perrier lo cacharon con sus “amiguis” en el SuperBowl.

–Chopenjawer

La presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador en tierras veracruzanas, sin duda, fue todo un fenómeno y le da un respiro a la incipiente administración de Cuitláhuac García Jiménez.

López Obrador siguió demostrando que sigue siendo flota; que le da igual viajar por carretera aunque lo deje el avión y que puede detenerse en la peligrosa zona del tramo Acayucan y Cosamaloapan, en la autopista, para comprar agua de piña (misma zona donde aparecieron narcomantas y recientemente hubo balaceras). Son estos detalles los que le hacen tener una gran popularidad que difícilmente han desgastado sus opositores.

No con esto queremos decir que sea el mejor presidente que haya tenido México: decisiones como la cancelación del aeropuerto creemos que a largo plazo serán muy dañinas, más allá de la propaganda de la “Cuarta Transformeishion” que busca justificar tal decisión.

No se había visto, por ejemplo, que la gente pernoctara para esperar a un presidente. Al menos en las recientes décadas, el control de los eventos presidenciales lo tenía el Estado Mayor (hoy desaparecido) y era prácticamente inaccesible para cualquiera. Era impensable que dejaran velar a la gente justo en donde se iba a presentar el titular del Ejecutivo.

De entrada dio espaldarazo a Cuitláhuac, que ya lo andaban “zopiloteando” a raíz de una información falsa que hicieron circular en redes sociales y dieron como válida. Ya sabe cómo somos los jarochos: nos encanta el chisme, pero AMLO ya descartó que el gobernador veracruzano se vaya a ir.

Lo que sí es que se notó a un presidente “chocojarocho” (así se autocalifica López Obrador, quien dice tener orígenes veracruzanos en la zona de la Cuenca) que tiró línea para que gobiernos estatal y federal ya se vayan coordinando y trabajando en conjunto, pues de nada sirve que exista una aplanadora de MORENA en Veracruz, si la maquinaria no la echan a andar.

Y es que es secreto a voces que en un inicio hubo serias diferencias en las tribus del Movimiento Regeneración Nacional, perdiendo de vista quién es el nuevo jefe político en la entidad. Presumir la cercanía con López Obrador solamente descompone el proyecto real por andar peleando cuotas y espacios de poder.

En pocas palabras, AMLO vino a arrearlos, a apurarlos, a que se pongan las pilas. Hasta el obispo emérito les recordó lo que el presidente anda diciendo: “le cuesta mucho a este nuevo gobierno salir adelante con tantas responsabilidades, el mismo López Obrador ya lo dijo ¡apúrense, apúrense que no han terminado lo que otros hicieron!”.

Donde parecen estar atorados es en la delegación federal donde despacha Manuel Huerta, pero no es para menos si nos ponemos a pensar lo que representa a Veracruz como la gran entidad que por sí sola es casi una república (AMLO dixit). Un estado con mucha población dispersa, de entrada, lo que seguramente también complica mucho la labor pendiente de la delegación federal.

Lo que sí parece injustificable es que en la segunda visita presidencial vuelvan a jalarle las orejas al delegado federal (en la primera visita que hizo a Xalapa, también hubo regaño). Por lo pronto siguen los mismos delegados del gobierno de Peña Nieto y al parecer todavía no cuaja la figura del superdelegado. Hay también, según comentan, escasez de recursos financieros.

Pero la falta de coordinación no es culpa del conocido luchador social; fue evidente también que les costó trabajo a los “morenistas” ponerse de acuerdo cuando arrancó la presente Legislatura al grado de que se crearon dos bancadas con diputados de MORENA que se suponen son del mismo equipo. Otra disputa interna fue la de colocar al presidente de la Junta de Coordinación Política, pues originalmente había rechazo para que Juan Javier Gómez Cazarín –propuesta del gobernador– encabezara la famosa Jucopo.

Tampoco ayuda en mucho que el presidente deje que crezca la influencia de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, y permitiendo que meta las manos al gabinete. Especialmente cuando desayuna y se toma fotos con ella y su grupo de impulsores en la zona sur de Veracruz. Por algo sigue el pleito entre los grupos de Xalapa y Coatzacoalcos.

Es curioso, pero siendo estos los grupos de MORENA más fuertes en la entidad, también son los municipios bastiones donde más se han prendido los focos rojos por el deplorable y pésimo manejo en los Ayuntamientos por parte de los alcaldes Hipólito Rodríguez y Víctor Carranza. En el caso de la capital de Veracruz incluso se habla que ya se está viendo con preocupación la situación, pues Hipólito ha resultado ser un pésimo gobernante y en una de esas pierden Xalapa.

Por cierto que la última barrabasada de Hipólito fue querer justificar el cierre de la sucursal de una famosa papelería, que en redes sociales anunció que era debido a la inseguridad. Pues salió “Don Xipolité” a regarla y a meter su cuchara diciendo que no, que era una bronca interna de la empresa.

La estupidez de Hipólito llegó justo en el momento en que empresas y comercios se están organizando en redes sociales para promover seguridad y ofrecer apoyo a las mujeres que se sientan en peligro mientras andan en la calle.

Otra situación que tampoco debe perderse de vista fue el ataque que recientemente tuvo el senador Ricardo Ahued Bardahuil, a quien no sólo le ven espolones para llegar a ser gobernador de Veracruz (si es que se logra una dispensa en el Congreso del Estado, por ser hidalguense), sino que también sería el único que podría rescatar el proyecto de MORENA en Xalapa por los malos resultados del “Xipolité” y su bola de ineptos funcionarios.

En resumidas cuentas, la gira presidencial fue más política que un acto oficial de gobierno y fue muy obvio que AMLO vino a supervisar y meter orden. También llegó a plantar su bandera en la ciudad de Córdoba (antiguo bastión panista), donde anteriormente le habían negado el permiso para ocupar el parque principal para sus eventos.

Falta ver si esta visita es fructífera porque todavía se siente muy lenta la curva de aprendizaje en la “Cuarta Transformeishion” en Veracruz…

Para acabarla, el presidente perdió el vuelo que lo llevaría de regreso a la Ciudad de México, pero –aferrado a no usar aeronaves oficiales– disque se la aventó por carretera desde Córdoba hasta la Ciudad de México, que está ahí cerquita, casi a tiro de piedra. Hasta el lujo se dio de pasar a una gasolinera para saludar a la gente.

López Obrador ha sabido cautivar, sigue manteniendo muy alto su rating, más allá de los aciertos o errores de los que pueda tener su gobierno. Al menos aquí en Veracruz sigue siendo recibido como en campaña.

¿Le dará tiempo y energía para continuar así lo que resta de su gobierno? Ya se verá.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Destacado lo que se está moviendo por el lado de la sociedad civil para demostrar lo ineficaz que pueden resultar los gobiernos para garantizar la seguridad de las mujeres. La campaña #NiUnaMenos, como comentamos párrafos arriba, está registrando una gran sororidad entre las propias mujeres, pero además abre espacios de comercios y empresas privadas para que sirvan de refugio o enlace para ayudarlas a llegar a un lugar seguro si andan por la calle. Ojalá esto no quede como una simple estrategia comercial conocida como “treparse al tren del mame”, pues en Veracruz la situación es seria y grave con respecto a temas de feminicidios. Y es que mientras andan peleando como chamacas de secundaria la Fiscalía y el Gobierno de Veracruz, éstos no han planteado una estrategia seria para el combate a la delincuencia y es por eso muy valioso el aporte que hacen los comercios y empresas privadas… En este sentido, el Fiscal Verduritas ya no debería ser un estorbo cuando sabe que no quieren trabajar con él.

OTRA NOTA: Precisamente en este sentido llamó mucho la atención el respaldo que hace la Iglesia Católica –a través del comunicado dominical de la Arquidiócesis de Xalapa– hacia los colectivos de personas desaparecidas. Titulado “LOS DESAPARECIDOS NOS DUELEN A TODOS”, el padre José Manuel Suazo Reyes, vocero de la iglesia, subraya: “Reconocemos la labor que han hecho los colectivos que de forma extraordinaria y admirable han emprendido por cuenta propia, la búsqueda de sus familiares”… Llama la atención porque más allá de los conflictos políticos donde quieren embarrar a los familiares de desaparecidos, se les olvida que siguen siendo víctimas.

LA ÚLTIMA PORQUE… PINCHES RAMS: El secretario de Seguridad Pública parece que no le aprendió a su antecesor Jaime “Sugardaddy” Téllez cuando en pleno homenaje a policías caídos en el cumplimiento de su deber llegó todo fodongo como si anduviera con las garras domingueras para estar en casa. Esta vez no llegó tan “malafacha” el secre, pero siendo la misma situación, llegó con el uniforme mal puesto (saco abierto) y una corbata espantosa multicolor. Alguien debería decirle a estos funcionarios que son jefes de Policía “al vapor” que debe haber un respeto al uniforme y eso se lo agradecerá mucho la tropa.