• Catemaco del “paraíso turístico” a la “barbarie política”

“En política la basura se junta y las chanclas vienen en pares…”

Al parecer después de 16 años de corrupto poder “mañosipal” llenos de abusos de poder, soberbia, arrogancia constante, saqueo a las arcas municipales y cochambre política, Jorge Gonzáles Azamar Sergio Cadena Martínez y Sergio Guzmán Coubert, siguen apostando a la amnesia de los catemaqueños e intentan volver, pero no lo que se robaron, sino a hincarle políticamente el diente a sus paisanos

Con marcado cinismo sin importarles que con sus ruines acciones se han enajenado el repudio público por su conductas nefastas arbitrarias, corruptas y atrabiliaria; por sus abusos, atropellos, desenfreno y vicios a los cuales les escurre inmundicia, en cuyo disfraz carnavalesco que utilizan con el estigma de hacerse los únicos que pueden alcanzar y ostentar el poder municipal, cual caciques, hasta llegar a viejos

Dicen que “al que preña se le olvida, a la preñada nunca”, no le alcanzaron 10 años a Gonzáles Azamar, 7 años a Sergio Guzmán ni 6 años a Sergio Cadena Martínez de saquear al pueblo catemaqueño que lo quieren volver a refregar y por corrupta conveniencia se unen y tratan de ignorar su oscuro pasado, tal parece que en ese crimen de muchas manos y no pocas malas conciencias., hoy son de los que pregonan falsa pureza sin confesar su negligencia; pero no hay mal que dure cien años ni pueblo amnésico que los aguante. ¡Basta de estos falsos redentores! solo han abusado de la nobleza e ingenuidad de cierto sector catemaqueño que ahora desilusionado ya no acepta a esta clase de policastros traficantes de la dignidad popular, cuyos tiempos ruinosos de poder municipal corruptamente les ha servido para hacerse ricos, dejando en la peor de las miserias al pueblo cuya presencia de estos tingoliches agoreros de la política que tanto daño le han hecho ya no soporta a Catemaco esta clase de policastros que ostentando en mal momento el poder municipal lo convirtieron del paraíso turístico a la barbarie política

¡Basta con dar vuelta atrás a la hoja¡ para hacer el recuento de los daños y saber cuánto le salen debiendo está clase de gente sin principios al pueblo catemaqueño, en política un pueblo resentido hace perder al pillo los dientes, como por un clavo, se pierde una herradura, por una herradura, un caballo y por un campo, un reino.

Al pueblo que le roben, poco agrada y que le roben mucho y lo presuman lo enfada. ¡Ya basta! de más de esos mismos malandros, con “baraja nueva” quiere dignificar el pueblo catemaqueño los futuros reemplazos municipales deben figurar: hombres y mujeres de una nueva generación, exponentes de una modernidad genuina, gente de sólidos y probados principios de inobjetable origen natal y de tal arraigo en su pueblo que los hagan profundos conocedores de los problemas de sus paisanos jóvenes preparados y con el sentido de una nueva moral política.

Catemaco requiere para su verdadera modernización de jóvenes sin pasado corrupto ni presente tramposo porque ya basta que en cada elección municipal vuelvan a presentarse los mismos nombres las mismas añejas caras, los mismos precandidatos fósiles y desgastados por los años de inútiles y jeremiacas convenencieras gestiones. Porque Catemaco ya está harto de los mismos peticionaros disque políticos. Ya basta de incorporar a marchitas alcurnias políticas. Hoy Catemaco requiere de baraja nueva, jóvenes con la mentalidad, convicciones y transparencia para afrontar el cada día más complejos quehaceres de una política que exige lucidez enfoques distintos.

Imaginación y frescura. Señores ya basta de más de esos mismos. Catemaco merece un mejor destino.