7 organizaciones se aprestan al saqueo bajo la figura de partidos políticos

  • Van por prerrogativas que no merecen y que en tiempo de crisis no son nada despreciables.

Gobernantes | Xalapa, Ver.— Debe ser gravísimo el desempleo en la Entidad, que al menos 7 organizaciones ciudadanas son impulsadas por políticos de “medio pelo” para convertirlas en partidos políticos, no porque pretendan un cambio para Veracruz o el País, sino por las ambicionadas prerrogativas que en tiempo de crisis no son nada despreciables.

Se trata de seguir viviendo del presupuesto, y de acuerdo con la información proporcionada por el consejero del Organismo Público Local Electoral (OPLE), Quintín Andar Dovarganes Escandón, este jueves la organización “Podemos”, liderada por el ex diputado local y ex integrante del ex Partido Alianza Veracruzana, Francisco Garrido Sánchez solicitó su inclusión, aunque en los días por venir harán lo propio “Vía Veracruzana” y otras 5 organizaciones que han tenido acercamiento con el OPLE.

Lo peor es que todas las organizaciones ciudadanas que quieran constituirse en partidos políticos locales tendrán las mismas oportunidades de registro, pues según comenta el consejero: “tendrán un acompañamiento, tanto de la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Partidos Políticos como del propio Consejo General para irles auxiliando, orientando en todas las dudas que tengan”, aunque lo que realmente quieren son, precisamente, las prerrogativas, y en ese tenor se encuentra el Partido Nueva Alianza que en la pasada elección perdió el registro que nuevamente volverá a buscar acostumbrados como están sus dirigentes a vivir del presupuesto.

Por ello hay quienes proponen que debe desaparecer cualquier tipo de transferencia de recursos públicos a la partidocracia.

Los partidos y sus candidatos deben financiar sus campañas con cargo a donaciones de sus militantes y simpatizantes, pues no existe razón alguna por la que los contribuyentes deban sufragar gastos a favor de partidos o candidatos por los que no habrán de sufragar en las urnas. Como fuera, en el caso de Veracruz, cada una de las 7 organización que aspiran a ser partidos debe realizar asambleas distritales y municipales en todo el territorio veracruzano durante 2019; contar con un logo y declaración de principios, pues el órgano electoral estatal tendrá hasta el mes de Mayo de 2020 para emitir una decisión sobre si es procedente el registro o no, como partidos políticos locales.

Resulta inaudito que las elecciones de 2018 hayan tenido un costo superior a los 897 millones 354 mil pesos, que suman 488 millones aprobados en enero de 2018 como financiamiento público para los 9 partidos, candidatos independientes y asociaciones políticas y 409 millones 031 mil para la organización y gastos del día de la elección. PRI, PAN y Morena fueron los partidos con mayor presupuesto.

Mientras que el PT, MC, PANAL y PES solo recibieron 8 millones 648 mil 807 pesos para campañas dado que no recibieron el 3 por ciento requerido por ley en las elecciones de 2016, dinero que sale del bolsillo de los gobernados, y que vivales, a través de partiditos que se venden al mejor postor pretenden quedárselo.

En fin, Veracruz ya no está para aventuras políticas, sino para despegar mediante la aplicación de presupuestos que al ser repartidos a nuevos partidos terminan en la basura.