A dos años de la captura de Duarte, Fiscal aún le tiene pendientes

  • Dice Winckler que Cuitláhuac le prohibió asistir a reunión de seguridad con AMLO

Gobernantes | Xalapa, Ver.— No solo ha hablado el Fiscal Jorge Winckler Ortiz este lunes de que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, prácticamente, le ordenó que no se presente ni a las reuniones de seguridad ni vaya a Veracruz a la que el próximo fin de semana encabezará el presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que también ha dado a conocer que al cumplirse este lunes dos años de que fue aprehendido el exgobernador Javier Duarte de Ochoa en Guatemala, su caso “sigue sólido” y asegura que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha integrado más expedientes para corroborar el desvío de recursos tanto federales como estatales.

Y es que a Duarte de Ochoa le pasa lo que al nopal: cada día le descubren más propiedades, pero no precisamente curativas, sino muchas que adquirió con lo que se robó o compró con el dinero que desvió de los recursos federales, y por si fuera poco, dice que la fiscalía a su cargo ha exhortado al gobierno federal para que continúe con los trámites ante el régimen de la república de Guatemala para que sea juzgado por desaparición forzada de muchos veracruzanos.

Winckler asevera que entre lo que aún se tiene guardado al exgobernador está el desvío de recursos públicos de la Comisión Estatal de Agua de Veracruz (CAEV) y el uso de una aeronave oficial cuando ya no era gobernador.

Y falta saber qué suerte correrá el proceso para traer a Veracruz a su cónyuge Karime Macías Tubilla y a su cuñada Mónica Grihan Macías Tubilla, que se siguen dando la gran vida en Europa, lejos del mundanal ruido que aturde en Veracruz entre dimes y diretes del gobierno saliente, el entrante, y los pleitos de todos contra todos.

Por otra parte, dice que el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez le impidió que asista a las reuniones de seguridad, y le ha exigido que no vaya al encuentro que presidirá el Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, el próximo lunes 22, en el puerto de Veracruz.

En conferencia de prensa, Winckler Ortiz ha señalado textualmente que “en Veracruz, quien convoca es el gobernador, y él me dijo que no estuviera presente en estas reuniones, en esta semana y el día lunes, pero si el presidente me invita, obviamente asistiré, y si no me invita, ya no quisiera pasar el ridículo que viví en Coatzacoalcos”.

Con ello, queda de manifiesto que es un capricho personal de quien dice gobernar “para todos los veracruzanos”, el que impide que haya trabajo conjunto para garantizar la seguridad y la procuración de justicia en beneficio de los veracruzanos, el que obedece más a sus vísceras que a la realidad, a menos que se lo ordene el mismo presidente para con ello hacerle daño al “pueblo bueno” del que habla todos los días en sus conferencias mañaneras en Palacio Nacional.