A punto de morir, tras derrumbe

Rodrigo Ortiz Texna, obrero de la Constructora OCASA, vive quedó sepultado al revisar el zanjeado para la introducción del drenaje en la comunidad Ocelota.
Rodrigo Ortiz Texna, obrero de la Constructora OCASA, vive quedó sepultado al revisar el zanjeado para la introducción del drenaje en la comunidad Ocelota.

Manuel Moreno Martínez, San Andrés Tuxtla, Ver.—La ALARMA corrió como reguero de pólvora en la comunidad Ocelota perteneciente al municipio de San Andrés Tuxtla, Ver.

Y es que un obrero de la Constructora OCASA, cuando se encontraba revisando los trabajos de zanjeado que se realizan para la introducción del drenaje en esa localidad quedó sepultado por un talud de tierra.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 2:20 de la tarde registrando gran consternación entre los obreros de la citada constructora, por lo que de inmediato se pidió el auxilio de las diferentes corporaciones que por fortuna llegaron a tiempo.

Cabe destacar que la profundidad del zanjeado es de unos seis metros, y al fondo fue donde quedó sepultado el obrero que responde al nombre de Rodrigo Ortiz Texna de 30 años de edad, vecino de la colonia La Encantada de este municipio de San Andrés Tuxtla.

Rodrigo Ortiz quedó sepultado por espacio de 15 minutos, y gracias a la oportuna intervención de los elementos de Protección Civil Municipal a cargo de Josué Ceja Espejo, y de la policía municipal a cargo del 1/er. Comisario Eustaquio Martínez Azamar, lograron descubrirle la cabeza lo que dio la oportunidad de ser rescatado con vida.

Explicó Josué Ceja que por la posición en que quedó sepultado el obrero, parado, trabajaron por espacio de dos horas a marchas forzadas para desenterrar el cuerpo, para no causarle daños.

Tras el susto sufrido Rodrigo Ortiz pudo explicar a los rescatistas que no se dio cuenta cuando se derrumbaba el talud, además explicó Ceja Espejo, que el mismo obrero formó un espacio de autoprotección lo que le permitió respirar y no morir asfixiado.

El obrero de OCASA fue trasladado a bordo de una ambulancia de la Cruz Roja local a la clínica-hospital del IMSS para su atención médica.

A los 15 minutos de quedar sepultado lograron descubrirle la cabeza y dos horas más tarde lograron su rescate.

 

Rodrigo Ortiz Texna, de 30 años de edad, vecino de la Col. La Encantada de San Andrés Tuxtla, vive para contarlo.