Abuelito de 92 años muere en el abandono

  • Sociedad choapense se une para darle cristiana sepultura.

Juan Manuel Jiménez García | Las Choapas Ver. — En una vivienda hecha con láminas de zinc y donde el común denominador en su interior era la humedad y los malos olores, murió Darío Arias de 92 años de edad en el total abandono.

La tarde noche de ayer domingo un vecino que tenía la costumbre de llevarle alimentos, se percató que al adulto mayor no respondía al saludo y decidió entrar a la casita para saber qué había sucedido, fue así que se dio cuenta que el abuelito ya había fallecido y de inmediato dio parte a las autoridades.

En la vivienda que era prestada por un buen samaritano para que viviera el abuelito, llegaron Servicios Periciales y personal de la fiscalía, pero al no haber familia que se hiciera cargo, fue llevado al anfiteatro local ubicado en el panteón municipal y todo hacía suponer que iría a la fosa común.

Al darse a conocer la noticia, sectores de la sociedad choapense se unieron para apoyar en lo necesarios para que el fallecido fuera sepultado como manda la tradición cristiana, una empresa funeraria donó el ataúd para el cuerpo, mientras que personas altruistas se encargaban de los trámites legales, autoridades municipales a través de la dirección de panteones donaron el espacio y condonaron el pago, mención especial para los trabajadores del camposanto también llamados panteoneros que ayudaron con las tapas de la tumba.

Darío Arias de 92 años vivía de la ayuda de los vecinos y de su venta de palancas, murió solo a pesar de contar con hijos y nietos.