Acciones del FBI contra el maltrato animal

Dentro del ámbito de la peligrosidad criminal, la crueldad con animales en prisioneros como predictor de comportamiento violento se estudia desde hace casi 100 años. Uno de los estudios más conocidos es el elaborado por el FBI (Buró Federal de Investigación) en asesinos en serie, según el cual un 46% de los delincuentes más peligrosos maltrataba animales durante la niñez y adolescencia.

Un estudio realizado en Cataluña por los doctores Ángel Cuquerella (médico forense), Núria Querol (médico y criminóloga), Mercè Subirana (médico forense) y Frank Ascione (psicólogo y uno de los mayores expertos mundiales en maltrato a los animales) y que fue presentado en el Congreso de la American Society of Criminology en 2010, se basa en una muestra de 50 sujetos, de los cuales casi el 24% estaban acusados / condenados por delitos graves o en fase de cumplimiento de sentencia por homicidio, asesinato o asesinato en grado de tentativa, y el 6% por violación (en cuatro casos, de 5 a 23 víctimas por agresor). Se estudió una submuestra de 24 individuos mediante cuestionarios para evaluar el maltrato a los animales, y para evaluar rasgos psicopáticos de personalidad y conductas antisociales con resultados similares.

En 2016 el FBI empezó a registrar el maltrato a animales como un delito contra la sociedad dada la importancia de la naturaleza del delito en sí, así como su asociación con otros crímenes violentos como violencia de pareja, agresiones sexuales o maltrato infantil y un poco después lo ha agregado a la lista de delitos graves. Se creó una Comisión de seguimiento para analizar medidas preventivas y de intervención donde participó la doctora, profesora e investigadora catalana especialista en violencia, Núria Querol.

Desde 1929, el FBI realiza la recopilación y difusión de leyes federales, estatales, y así como las estadísticas de delincuencia local. Estas estadísticas policiales son claves para tomar decisiones a nivel legislativo o policial (desde aumentar el patrullaje preventivo una determinada zona para reducir el índice de robos residenciales o la promulgación de una legislatura estatal que defina un nuevo delito o modifique las sanciones de uno ya existente). Según el propio FBI: Este programa ha sido el punto de partida para los ejecutivos encargados de hacer cumplir la ley, los estudiantes de la justicia penal, los investigadores, los miembros de los medios de comunicación y el público en general en busca de información sobre la delincuencia en el país.

 El programa fue concebido en 1929 por la Asociación Internacional de Jefes de Policía para satisfacer la necesidad de estadísticas fiables. En 1930, el FBI se encargó de recopilar, publicar y archivar esas estadísticas. El programa del FBI Uniform Crime Report (UCR) del FBI no ha incluido hasta hace poco los datos relativos a los delitos contra los animales, aunque todo cambió con la rápida aprobación del Director del FBI, James B.Comey después de un importante lobby con la Asociación Nacional de Sheriffs’. A partir de entonces, el maltrato a animales se incluye en el Grupo A de delitos graves (contra la sociedad) y con una tipología propia, como el homicidio, el incendio intencional y el asalto.

En enero de 2014, durante la Conferencia de Invierno de la National Sheriff’s Association, se entregó un reconocimiento al Director del FBI, James Comey, por su implicación en contra del maltrato a los animales. Para evaluar el impacto de la inclusión de los animales en el UCR del FBI, se ha creado un grupo de expertos  para realizar el seguimiento y la evaluación, donde participar también la científica catalana experta y consultora en violencia Dra. Núria Querol, quien forma parte del grupo de expertos de la Asociación Nacional de Sheriffs, cabe recordar que la Dra. Nuria participó en la creación de la iniciativa para la tipificación del maltrato animal como delito en el Código Penal de Veracruz a través de estudios científicos que sirvieron de soporte a la iniciativa y fue invitada de honor en la presentación de cartones Toros Sí, Toreros No.

El que el FBI haya elevado como grave el maltrato animal es un paso histórico pues el maltrato a los animales ya es considerado con la importancia que merece al representar la delgada línea que existe entre un sujeto que al maltratar animales es como si estuviera ensayando para después hacer daño o incluso matar a una persona.