Aciertos y Desaciertos – Simón Rodríguez Triano

Definitivamente no se acaban las historias de injusticias y de prepotencia ¿no le parece a usted estimado lector o lectora? Ya es de muchos conocida, la triste historia de los luchadores sociales del pueblo de La Gloria, aquí cerquita de nosotros, la famosa Gloria.

La Profesora de telebachillerato, Verónica Hernández Arguello, ha enfrentado desde febrero de 2006 su primera denuncia dizque por difamación a la empresa Granjas Carroll; esta denuncia en un segundo momento procesal implicó la segunda orden de aprehensión en Marzo de 2007, obsequiada por el Licenciado Alberto Barrera Vásquez del Juzgado Mixto de Primera Instancia de Jalacingo.

Se sabe que de este proceso (Causa Penal 37/2006) que se turnó al Tribunal Superior de Veracruz, fue exonerada, pues su actuar fue por causas humanitarias, es decir, la defensa de recursos naturales y del agua, por supuesto.

A la fecha, enfrenta otro proceso penal legaloide y amañado; en fin confabulado, en virtud de que el 10 de Enero de 2007 centenares de ciudadanos de comunidades limítrofes de Veracruz y Puebla, se congregaron en el tramo Zacatepec-Puebla, y cerraron la carretera los inconformes con la invasión de las granjas en sus pueblos.

Resulta que por ese motivo, fue indiciada Verónica junto con otros cuatro ciudadanos de su comunidad, a saber: la señora Bertha Crisóstomo Lara (actual Agente Municipal de la Congregación), Margarita Hernández Burgos, José Luís Martínez Crisóstomo y el señor Guadalupe Serrano Gaspar. Lo triste de este sonado caso es que los ciudadanos señalados, dicen no haber participado en esta toma de carretera porque se encontraban laborando.

Desde el  8 de Abril de 2008, enfrentan ese proceso radicado en el Juzgado Primero con sede en la “Ciudad Judicial” de San Andrés Cholula, Puebla. Han quedado “Fichados” (Causa Penal 10/2007) estos ciudadanos que nada deben y tienen que presentarse ante el Juez José Ybrain Lima para firmar cada 15 días, pues se encuentran todos ellos con libertad condicional, previo oportuno pago de ocho mil pesos cada uno.

Así las cosas, solo nos resta, por ética y solidaridad con causas justas pronunciarnos por su pronta liberación, con el retiro de cargos, faltaba más.
¡Hasta la  próxima!
Email: rodrigueztriano@hotmail.com