Animalia por Maricarmen García Elías

LOS DELFINES, PERSONAS NO HUMANAS

Hasta ahora, se sabía que los delfines eran animales especialmente inteligentes, pero su distancia del ser humano lo había relegado a un tercer plano, por detrás de los chimpancés, parientes más cercanos del hombre y a quienes se consideraba como poseedores de una inteligencia superior, similar a la de un niño de tres años.

Sin embargo, una serie de nuevas investigaciones indican que los delfines pueden desarrollar facultades intelectuales mucho más complejas. El estudio más importante fue liderado por Lori Marino, académica del programa de neurociencia y conducta biológica de la U. de Emory en EE.UU. Mediante el uso de resonancias magnéticas constató que los delfines tienen un cerebro más grande que los chimpancés y más pequeño que el humano, calculado de acuerdo con su masa corporal.

No es todo. Su cerebro es altamente sofisticado. «La neocorteza de los delfines, la parte más nueva del cerebro y responsable del pensamiento de orden superior es más grande y compleja que la de los chimpancés. Esto nos dice que los delfines son pensadores complejos, muy inteligentes», indica a La Tercera, Marino. Esto gracias a los pliegues presentes en la superficie de su cerebro, similares a las existentes en el del hombre y que están fuertemente ligados al desarrollo de facultades mentales más avanzadas como el pensamiento humano.

Ya antes Marino había revelado que el tamaño de su cerebelo era significativamente más grande que el de humanos y primates. Un tema no menor si se considera que esta zona del cerebro está involucrada en el procesamiento de las sensaciones, la memoria y el conocimiento.

Estas evidencias indicarían que estos mamíferos tienen una capacidad intelectual cercana a la del ser humano. «Los delfines son tanto o más inteligentes que los grandes simios y poseen características tales como la autoconciencia, que antes se consideraba exclusivo de los seres humanos», agrega Marino.

Este último rasgo fue descubierto gracias a espejos. Investigadores del Acuario de Nueva York aplicaron marcas de colores en los cuerpos de dos ejemplares y luego los expusieron a espejos. Junto con reconocerse a sí mismos, los delfines inspeccionaron su cuerpo ante el espejo, aprendiendo rápidamente a usar esta herramienta.

Pero son capaces de más. Los delfines pueden transmitir conocimientos a sus pares. Un estudio de la U. de Nueva Gales del Sur, en Australia, mostró que estos mamíferos enseñan a sus crías a utilizar esponjas naturales para proteger su rostro, mientras buscan peces con espinas. Asimismo, un delfín salvaje que fue amaestrado en un delfinario en Australia, enseñó a sus pares las piruetas que aprendió cuando fue devuelto a su hábitat natural. Eso sin contar con ejemplares en cautiverio que han sido capaces de aprender una especie de lenguaje basado en símbolos rudimentarios.

Estos antecedentes han llevado a especialistas a postular que los delfines deben tener un trato distinto. Así al menos lo postula el profesor de ética de la U. de Loyola Marymount, Thomas White, quien sostiene que los delfines tienen suficiente capacidad intelectual y emocional para ser considerados como «personas no humanas» y que su cautiverio para espectáculos de entretenimiento «es éticamente indefendible».

Se conocen más de 30 especies de delfines en el planeta, de los cuales los más conocidos son el delfín Común, el delfín del Ganges, El delfín de Plata y el delfín Mular o «nariz de botella». Este último ha conducido numerosas investigaciones en torno a sus facultades intelectuales. Los delfines habitan en la mayoría de las costas del planeta y es México el país que alberga la mayor cantidad de especies en sus aguas, en total 17. Todos los delfines, en general, tienen como principal amenaza la pesca incidental, es decir que queden enmallados en redes de pesca. Además, se pueden ver amenazados por la destrucción de los hábitats costeros y la contaminación.

EL FRIO Y LOS ANIMALES

En esta temporada de frio evite tener a sus mascotas en las azoteas o baquetas. Procúreles un espacio digno donde puedan estar cómodas. Es común para mucha gente tener a sus mascotas amarradas en las azoteas a sol y agua, esto es una crueldad, los animales son libres y lo mínimo que se les debe proporcionar es alimento y techo.

Empiece el año nuevo cambiando su forma de tratar a los seres más indefensos, año nuevo conciencia nueva. Feliz 2010. gaem80@gmail.com