Añoranzas, Por: Elgie Cameron Calo

No temas

 

Rafael lo vio, se acercaba lentamente, con paso firme; pero sin prisa. Aquella figura deslúmbrate miraba a su alrededor buscando algo. Rafael tuvo la impresión de que aquel ser angelical lo buscaba a él.

Pensó que no vería, escondido tras el miedo. Pero no fue así. Sintió como su pensamiento penetraba en el suyo. Se volvió lentamente, y camino hacia el, quedo paralizado. El miedo había desaparecido, y la paz envolvía por completo sus sentimientos

Sucedió a orillas del rio Aguaitía en la selva peruana, la noche en que guerrilleros de “Sendero Luminosos” mataron seis policías y 18 campesinos. Rafael fue el único sobreviviente, Afirma que la aparición de aquel ser asusto a los guerrilleros y salvo su vida.

A lo largo de la historia en todos los tiempos y en todos los lugares, Dios siempre ha cumplido su promesa. En el momento de dificultad de dificultad, ahí está el, con la mano extendida para ayudar al hijo que clama con fe. No hay crisis que no conozca, no hay sufrimiento que no vea.

En este preciso instante, las sombras de la angustia pueden rodear tu vida.

Ejércitos enemigos pueden cercar la ciudadela de tu alma. Puedes tener la impresión de que ya no tienes fuerzas y de que esta todo perdido; pero, el señor prometió que te librará. Lo hará  de dos maneras: “Soy el Dios que te esfuerzo” dice te infunde poder, cuando estás invadido por el temor, te usa a ti mismo para derrotar las fuerzas enemigas. Pero si fuere necesario, opera milagros, te libra maravillosa incomprensible y divinamente.

No temas enfrentar los desafíos que la vida te presenta hoy. No importa cuán grandes sean tus adversarios. Lo que te intereso es que tu Dios no conoce de derrotas, y en este momento está listo para sustentarte con la diestra de su justicia. ¡Esa es u promesa!

Por eso, parte hoy con las palabras de Dios en tus oídas, que te dice: “No temas, porque yo estoy contigo, no desmayes, porque yo soy tu Dios  que te esfuerzo, siempre te ayudaré, siempre te sustentaré , con l adiestra de mi justicia”