Añoranzas, Por: Elgie Cameron Calo

¡Confía en el Señor!

 

 

“Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová”. Jeremías 17:7.

El versículo de hoy fue escrito, por Jeremías, en circunstancias dramáticas. La destrucción del pueblo se acercaba; era inevitable. Los ejércitos enemigos se preparaban para el ataque. Y el propio Jeremías era el portador de malas noticias para su gente.

A pesar de esas el profeta asegura que, aún en medio del dolor y de la tristeza, el varón que confiase en el Señor sería bendito.

¿De qué bendición estaba hablando?.

El versículo 8 trae la respuesta: quien confía en el Señor, “será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de su sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto”.

Interesante, la promesa divina. No dice que el calor no vendrá ni que la sequía no llegará. Afirma que, en medio de las situaciones adversas, sus hojas estarán verdes y producirá mucho fruto.

La tragedia de las personas no consiste en las luchas y las dificultades que se presentan cada día, sino en la falta de confianza para ir en pos de la victoria. Cuando el calor llega, el que confía en Dios es como el árbol cuyas raíces saben donde buscar, agua.

Aun en medio del desierto, es posible encontrar palmeras; arboles gigantescos y erectos, en medio de la sequía, arena, y de los vientos. Las palmeras están allí no porque carezcan de dificultades; el secreto de su permanencia es la fuente de vida que sustenta su existencia. Los inclemencias del clima les enseñaron a introducirse hondamente. Sus raíces se deslizan, silenciosas, en busca de agua.

Si hoy es un día terrible, y sientes que estas sola; si te faltan fuerzas y estas a punto de desanimarte y abandonar la batalla. Quita tus ojos de las cosas en las cuales confiaste y deposítalos en el Señor. Puede parecer infantil, a veces. En este mundo pragmático en el que vives, puedes tener la impresión de que estas actuando como una niña.

Pero las cosas divinas son así. Tal vez por eso, el Señor Jesús dijo un día que sino nos volvemos como niños y niñas, no entraremos en el Reino de Dios.

No temas. Los ejércitos enemigos pueden estar allá afuera, armados hasta los dientes, pero “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová”.