Antonio Méndez acompaña en la visita de las reliquias de Juan Pablo II

Con el fervor que lo caracteriza por ser un católico más en la región de Los Tuxtlas, el alcalde y regidores hicieron el  recorrido con las reliquias del Santo Padre Juan Pablo II.

San Andrés Tuxtla, Ver.—El alcalde Luis Antonio Méndez, acompañado de Mons. José Trinidad Zapata Ortiz, IV Obispo de San Andrés Tuxtla. (Foto: DCS ÁRC).

Comunicado de PRENSA, San Andrés Tuxtla, Ver.— Entre miles de católicos tuxtlecos se congregaron para venerar las Reliquias del Beato Juan Pablo II, durante su visita a la Arquidiócesis de San Andrés Tuxtla; ahí el alcalde Antonio Méndez y su cuerpo edilicio que lo integra, regidor primero, Enrique Rojas Rascón; regidor segundo, Manlio Uscanga Fomperosa; tercero, Misael Farías Gamboa, fueron recibidos por el secretario privado del Diputado Jorge Carvallo, Eduardo Roura Quiñonez, quien en coordinación con autoridades sanandrescanas se llevó acabo ese recorrido por las principales calles del municipio de San Andrés Tuxtla.

Con banderitas, rosarios, medallas, imágenes y posters, los fieles saludaban emocionados, hasta las lágrimas, el paso de la caravana, que, proveniente de la diócesis de Oaxaca, ingresó el martes 27 de septiembre al municipio de San Andrés Tuxtla donde fue recibida por una Comisión de la Arquidiócesis. Muchos al ver el vehículo que las transportaba por las carreteras y calles, echaban porras, se arrodillaban, oraban y se persignaban.

A las 10:30 horas, misioneros y alumnos, presididos por el obispo de San Andrés Tuxtla, Mons. José Trinidad Zapata Ortiz, Sacerdotes de la catedral, con cantos y manifestaciones de alegría, dieron la bienvenida a las Reliquias del Pontífice.

La famosa porra, “¡Juan Pablo II, te quiere todo el mundo!”, volvió a escucharse como sucedió hace varios años en la ciudad de México.

El alcalde Antonio Méndez, con el respeto que lo caracteriza escuchó de cerca la misa celebrada por el Mons. José Trinidad Zapata Ortiz, IV Obispo de San Andrés Tuxtla, quien atento siguió la misa hasta concluir con la bendición.