Arriba el norte

Rumbo al Clausura 2011…
El campeón Monterrey, el subcampeón Santos y Tigres son los favoritos al título del futbol mexicano. ¿Quién los reta?

Agencias, Ciudad de México.—El poder del norte es de miedo.  Monterrey, Santos y Tigres lucen potentes, indestructibles y letales, por lo que son capaces de amenazar a la Liga mexicana con una artillería que está dispuesta a dejarse sentir con tal de que el título del Clausura 2011 se quede en esa región del país.

Sus retadores están en la capital: Cruz Azul y América lucen como los únicos equipos capaces de detener al arsenal proveniente de La Sultana del Norte y de La Comarca Lagunera.

Los norteños poseen ofensivas que atemorizan con delanteros cuyos nombres son capaces de generar psicosis entre sus rivales, porque no fallan delante del arco enemigo. Las defensas a las que enfrentan lucen inermes cada vez que nombres como Humberto Suazo, de Rayados; Christian Benítez, de Santos, y el recién llegado a los felinos regios, Héctor Mancilla, retumban en los estadios con un interminable grito de gol.

Monterrey y Santos apostaron por la continuidad de sus planteles y técnicos que los llevaron hasta la final del Apertura 2010, con todo y sus grandes figuras que lucharon hasta el final, palmo a palmo, por ser el mejor goleador del Apertura 2010. El ecuatoriano Benítez finalmente venció a Suazo en el rubro de romperredes, pero en la disputa del campeonato, el chileno pesó más. Para el Clausura 2011, dan por concluida la tregua invernal para empezar a  destrozar las zagas rivales.

Santos y su técnico Rubén Omar Romano tienen sed de revancha; Víctor Manuel Vucetich y sus Rayados buscan consolidar una época de gloria, por lo que se antoja una nueva final entre ambos.

Pero muy cerca de la capital de Nuevo León, en San Nicolás de los Garza, un tigre anda herido, porque su archirrival se coronó y se burló de él. Por eso abrieron de nuevo la chequera, para contratar futbolistas de calidad probada en México.

Mancilla, Danilinho y Carlos Ochoa llegaron para hacer explotar una ofensiva que ya contaba con las virtudes de los argentinos Damián Álvarez y Lucas Lobos. Ahora, Ricardo Ferretti tendrá que echar mano de su experiencia en el balompié nacional para hacer funcionar a esa constelación de arietes y no sólo calificar a la Liguilla, sino trascender en ella y hacerle sombra a su peor enemigo de la región, que le presume el trofeo de campeón.

Por su parte, Cruz Azul y América quieren recuperar sus bríos de grandeza. Su jerarquía y afición se los demandan, porque comienzan a sentir hartazgo de no poder celebrar algún título.

La Máquina buscó en el mercado nacional y extranjero la manera de remendar su plantel en la línea defensiva, que tantos dolores de cabeza  le dio a Enrique Meza en el certamen pasado. Con el zaguero chileno Waldo Ponce y Marcelo Palau en la contención, da la impresión de que hacerle un gol a Jesús Corona será una misión imposible. En cambio, su ofensiva, ya de por sí eficaz, se vio alimentada con Hugo Droguett. Es decir, se acabaron los pretextos para no “campeonar”.

América depende más del humor de Vicente Sánchez, de Vicente Matías Vuoso y de Daniel Montenegro. Si andan bien, las Águilas levantarán el vuelo. Potencial tienen de sobra para volver a los primeros planos que han cedido en los últimos años y así dejar de arrastrar su prestigio.

El Clausura 2011 es la lucha por derrocar a los norteños. Los capitalinos buscan arrebatarles el título. Es la pugna de dos regiones del país por un mismo objetivo: convertirse en monarcas del futbol mexicano. Los del norte llevan mano… su proyecto: dinero y resultados. Dan miedo.