Aseguran arsenal y droga en campamento clandestino

Agencias, Boca del Río, Ver.—Elementos del Ejército Mexicano aseguraron un arsenal y droga en un campamento clandestino en el municipio de La Antigua, cerca de Cardel.

          Entre las armas aseguradas, informó el comandante de la Sexta Región Militar, René Carlos Aguilar Páez, figura un lanzamisiles de fabricación soviética.

          En conferencia de prensa en la sede militar de La Boticaria, en Boca del Río, Aguilar Páez detalló que el aseguramiento se llevó a cabo en el ejido El Guayabal, ubicado entre Cardel y el municipio de Paso de Ovejas, sobre la vieja carretera que comunica al puerto de Veracruz con la capital del estado.

          El comandante de la Sexta Región Militar señaló que una denuncia anónima ciudadana alertó al personal militar sobre la presencia de hombres armados en la zona rural de dicho municipio, donde los últimos meses han ocurrido enfrentamientos armados, secuestros y robo de vehículos.

          Cuando el personal militar llegó al lugar de la denuncia, los presuntos delincuentes ya habían abandonado el campamento clandestino, el cual, al parecer, servía de campo de entrenamiento para integrantes de la delincuencia organizada.

          En el sitio las fuerzas castrenses hallaron cuatro armas largas, un lanza granadas calibre .40 milímetros de fabricación casera, 2 mil cartuchos útiles, 100 cargadores de distintos calibres, 3 mil dosis de cocaína en polvo y en piedra, dosis de marihuana y un lanzamisiles de fabricación soviética.

          Aguilar Páez destacó la importancia del aseguramiento debido a lo complejo que resulta para la delincuencia organizada adquirir un lanzamisiles ruso. «Es un fuerte golpe para la delincuencia que opera en la región», aseguró.

          El general brigadier consideró también que este campamento era utilizado por la delincuencia organizada como centro de operación para la distribución de drogas, tanto hacia el puerto de Veracruz como hacia la región norte de la entidad. «Esto es una prueba de que la delincuencia organizada ya se ha retraído hacia las zonas rurales», afirmó.

          En ese lugar, detalló, también fueron aseguradas dos camionetas color negro, una de ellas blindada y con reporte de robo, que junto con las armas y las drogas fueron puestas a disposición del agente del Ministerio Público federal para que se inicien las investigaciones correspondientes.

          Con este aseguramiento, en lo que va del 2012 las fuerzas federales han decomisado cuatro lanzagranadas. Sin embargo, el general brigadiera subrayó que «lo alarmante son los cartuchos, pues suman 23 mil 900 en lo que va del año, suficientes para armar a mil personas».