Atención a sequía confronta a niveles de gobierno

En la reunión celebrada en esta ciudad para revisar esta situación que afecta al país, la Segob pidió a los gobiernos locales a apoyar acciones antisequía

Agencias, Durango, Dgo.—Cuando se han cumplido 19 meses de sequía, autoridades federales y locales presentaron posiciones confrontadas: la Secretaría de Gobernación aseguró que hay 33 mil 827 millones de pesos para apoyar al agro, mientras que el gobierno estatal, alcaldes y productores pidieron rapidez en el envío de recursos extraordinarios.

En una reunión en la que se revisa la situación derivada de la sequía, a la que concurren representantes de delegaciones federales, alcaldes, así como el gobernador de Durango, Jorge Herrera Calera, el delegado de la Secretaría de Gobernación, Héctor Jorge Parra Meléndez dijo que falta trabajo de sus contrapartes locales.

«Debe haber acciones decididas de los tres órganos de gobierno y de la sociedad civil, (debemos) cerrar filas para apoyar y proteger a la población afectada», dijo Parra Meléndez.

Por su parte, el delegado de Sedesol, Félix Chaidez Saucedo, al dar un reporte de los apoyos federales para la salud, alimentación a la población, lamentó que se hayan construido tanques de almacenamiento de agua potable y que estén vacíos porque los alcaldes incumplen su responsabilidad de abastecerlos.

Faustino Reyes, presidente municipal de El Mezquital, dijo que en efecto, los tanques de agua están vacíos, y sólo tuvieron niveles completos cuando visitó la zona el secretario de Desarrollo Social Félix Guerra, porque consiguieron pipas como un apoyo solidario de única vez.

«El municipio no tiene presupuesto para comprar pipas y abastecer a la población de agua para consumo humano; pero la Sedesol dice que sí tenemos presupuesto, pero éste no llega, la burocracia obstruye», agregó el edil.

EL PUEBLO SE DESESPERA

En su turno, los alcaldes de Durango expusieron que los reclamos de la población por los problemas que se derivan de la sequía, suben de tono. La gente llega a las presidencias municipales con reclamos de soluciones, y ante la falta de capacidad para responder, los habitantes «gritan y reclaman».

Cada vez que muere una res, se pierde esperanza de alimentación de familias, de medicamentos, de empleo local, dijo el presidente municipal de Poanas, Raúl Piedra, quien señaló con un tono de preocupación:

«La falta de atención efectiva a las necesidades de la población, aumentan los delitos del fuero común, porque la gente toma lo que necesita para la alimentación de sus familias de propiedades ajenas; se acentúa la desintegración de las familias, por las dificultades de los matrimonios a causa de los problemas económicos».