Atención integral a víctimas, familiares y sobrevivientes del periodo conocido como Guerra Sucia

90923043. Ciudad de México, 23 Sep 2019 (Notimex-Francisco Estrada).- Martha Camacho Loaiza, sobreviviente de la "Guerra Sucia" recibió una disculpa pública por parte de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y el Subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas. Ciudad de México, 23 de septiembre de 2019. NOTIMEX/FOTO/FRANCISCO ESTRADA/FEM/CLJ
  • Sobrevivientes, familiares de víctimas y sociedad civil se han acercado al gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, a través de la Secretaría de Gobernación. Hizo de un lugar donde ocurrieron violaciones a los derechos de las personas, un espacio para defenderlos al albergar ahora la Dirección General de Estrategias para la Atención de Derechos Humanos.

Comunicado de SEGOB | Ciudad de México. — Por la deuda histórica que tiene el Estado mexicano con víctimas de violaciones graves a los derechos humanos, el Gobierno de México asumió en esta administración el compromiso con estas personas y sus familias, en particular con quienes por sus ideales fueron perseguidas en el pasado.

Sobrevivientes, familiares de víctimas e integrantes de organizaciones de la sociedad civil se han acercado al gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, a través de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, en espera de ser escuchados y se les repare de manera integral el daño que se les causó.

Lo anterior, debido a que este primer año de gobierno, la Secretaría de Gobernación, bajo la dirección de Olga Sánchez Cordero, marcó un cambio al establecer una dependencia con rostro humano que prioriza el respeto a los derechos de todas las personas.

Ese compromiso obligó a iniciar una política pública integral para atender diversos temas resultado del periodo histórico conocido como Guerra Sucia.

Por ello, la Dirección General de Estrategias para la Atención de Derechos Humanos, dependiente de dicha subsecretaría, trabaja en un mecanismo para la atención integral a sobrevivientes de la Guerra Sucia, como lo han planteado diversos colectivos.

La finalidad es investigar las violaciones graves a los derechos humanos como desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y tortura, ejercidas como violencia política de Estado entre 1965 a 1985.

Asimismo, se diseñó el programa para la atención integral a sobrevivientes de este periodo. Con la participación de víctimas, sobrevivientes y familiares de personas desaparecidas en este lapso, se elabora un diagnóstico sobre las necesidades médicas, jurídicas y de redignificación que requieren dichas personas.

El objetivo es definir de manera conjunta la ruta reparación integral y atención médica y psicológica, reconocimiento de la calidad de víctima, otorgamiento de medidas urgentes y duraderas de asistencia, y acceso a programas de bienestar social.

Con ello, la Dirección General de Estrategias para la Atención de Derechos Humanos abona a un proyecto que contempla la recuperación de la memoria y la reparación integral a víctimas, así como el acceso a la verdad y búsqueda de las personas desaparecidas.

Bajo este contexto, se constituyó, el pasado 10 de junio, el proyecto “Sitios de memoria: Verdad, Memoria, Justicia, Reparación y no Repetición” que contempla el memorial “Circular de Morelia”, en el sótano de la que fue la sede principal y centro clandestino de detención de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), en el mismo inmueble que ahora alberga a mencionada dirección general.

Se trata del primer espacio reconocido como sitio de memoria de la llamada Guerra Sucia en el país. Ahí se da cuenta de la historia de la DFS, la actuación de grupos clandestinos contrainsurgentes y la resistencia de familiares que estuvieron en búsqueda de sus desaparecidos.

Conjuntamente, se proyecta el documental elaborado por la Secretaría de Gobernación “La herencia más dolorosa”. Adicionalmente, como parte del proyecto fue diseñado el memorial virtual: sitiosdememoria.segob.gob.mx

Con ello, la Secretaría de Gobernación convirtió la sede de la extinta DFS, donde ocurrieron violaciones a los derechos de las personas, en un espacio para defenderlos, así como un sitio cultural.