Avendaño Barrios y pastores evangélicos se reúnen

Gráfico1Comunicado, Ángel R. Cabada, Ver.-“No está solo Alcalde, Cristo está con usted…”, le manifestó el hermano Carlos, predicador evangélico en el marco de la convivencia de inicio de año con profesantes de este culto.

Cerca de 30 Pastores Evangélicos compartieron los alimentos con el Alcalde Santiago Avendaño Barrios, la Síndico municipal, Diana Murillo Mateos y el Secretario del H. Ayuntamiento, Tulio Ángel Ruiz Luna, entre otros funcionarios públicos con motivo de celebrar una oración en beneficio de este Municipio y sus habitantes.

“Con respecto a la libertad de culto, este mandato ha convocado a los diferentes liderazgos religiosos, políticos, sociales y civiles para que manifiesten sus puntos de vista, sean tomadas en cuenta sus necesidades, así lo he dictado en los primeros dos años de Gobierno y así será la política que concretará las acciones de Gobierno en 2010”, manifestó Avendaño Barrios a los concurrentes.

En torno a una mesa hicieron manifiestos los fundamentos que reconocen a Cristo como el único proveedor de prosperidad, guía de su espiritualidad.

“Dios haga resplandecer su rostro sobre el Alcalde, sobre Ángel R. Cabada”, oración que debió llegar hasta él y de regreso con una bendición para Cabada y sus habitantes, con lo que auguran saldrán bien las cosas a esta administración y abrirá las puertas al crecimiento económico, alejando las desgracias que aquejan a poblaciones vecinas al tiempo que recalcaron los frutos del inicial llamado a la unidad y de la invitación al arduo trabajo por transformar este municipio, evitando dentro de estas medidas, proliferen los giros negros además de implementar inactivas que impulsan actividades positivas para la niñez y la juventud de esta demarcación.

Y dicen a Santiago Avendaño Barrios, “sabe lo que tiene que hacer cuando las cosas no le vayan bien, sabe lo que ha hecho cuando las cosas le ha ido bien, abrir su corazón a Cristo, gracias por los espacios y los apoyos que nos ha brindado en estos dos años de mandato, nosotros pondremos nuestro amor en Cabada como Cristo lo ha puesto en nosotros”.