¡Ay, Cuitláhuac!

¡Ay, Cuitláhuac García Jiménez! Tan frívolo, insulso, epidérmico, intrascendente, infantil. Mientras López Obrador, el presidente, y la secretaría de Energía, Rocío Nahle, escuchan informe sobre la remodelación de la refinería Lázaro Cárdenas, en Minatitlán, el góber jarocho de la 4T se toma selfies, a un ladito, soñando quizá con descarrilar a las hermanas Kardashian con sus exitazos cibernéticos.

Mínimo, rebasar a “La muñeca”, Ximena Salgado, la locutora jarocha con 4 millones de seguidores en Facebook.

La foto, publicada en portada de Notiver como la principal del día el lunes 27 de septiembre, omite el crédito. Quizá sea parte del paquete fotográfico del día enviado por la dirección de Comunicación Social del gobierno de Veracruz.

Y de ser así, caray, se les fue.

Nunca vieron al pobrecito góber tomándose selfies como un chiquillo de diez años en la frívola vanidad.

Nada, claro, de asombrarse. El góber siempre ha sido, y es, así. En todo caso, es congruente consigo mismo. El estilo personal de ejercer el poder.

Fifí. Salsero. Catrinero. Machetero. Rey del palacio de la salsa en tiempos idos. Trepando a las redes sociales foto con traje y moñito con unos amiguitos. Caminando en un pasillo del Palacio Nacional con una sonrisita tamaño sandía en lugar de tramitar soluciones a los graves pendientes sociales de Veracruz, la tierra con 6 millones de los 8 millones 150 mil habitantes en la miseria, la pobreza y la jodidez.

Posando con el actor Damián Alcázar en el palacio de Xalapa anunciando que pronto, pronto, pronto, aterrizarían grandes programas culturales y cinematográficos.

Foto estelar aquella en la toma de posesión, el primero de diciembre del año 2018, cuando en Xalapa camina de la mano con una Barbie y modelo de Liverpool… que su pareja.

Sabaditos de machete y moruna podando los lotes baldíos oficiales y hasta en los camellones de pueblo en pueblo.

Frívolo cien por ciento.

Sin formación política llegó al palacio de Xalapa. Y, bueno, como es un político leal, lealtad ciega, entonces, el presidente de la república le levantaba la mano en señal de victoria y gloria en otros tiempos como el político más, más, más honestos… y que desde hace ratito ha dejado.

En el primer plano de la grandiosa foto de Notiver, 4 funcionarios, entre ellos, López Obrador, y Rocío Nahle, pendientes del informe sobre la refinería Lázaro Cárdenas.

Y en el fondo, por ahí, a unos cuantos metros, el góber con sus selfies… como si a la población electoral y a los ciudadanos de a pie, incluso, a los militantes de MORENA, les interesaran.

Es la vida loca diría Ricky Martín. Pero también, es el tamaño de sus prioridades. Y la madurez neurológica. El niño grande.

POLÍTICOS FRÍVOLOS

Frívolo Fidel Herrera Beltrán imponiendo por Dedazo a Javier Duarte como gobernador.

Frívolo Javier Duarte. “Aquí no pasa nada”.

Frívolo Miguel Alemán Velasco. “No soy bombero”.

Frívolo Agustín Silvestre Acosta Lagunes. “La violencia es inevitable, ni modo”.

Frívolo Luis Mier y Terán, cumpliendo la orden de Porfirio Díaz Mori de “¡Matar en caliente!” a los 9 jarochos sublevados a su reelección.

Frívolo Antonio López de Santa Anna, paseando de pueblo en pueblo como gobernador de Veracruz, acompañado de sabrosa mulata, jugando a las cartas, apostando en peleas de gallo y haciendo el sexo.

El poder público enferma, marea y enloquece a los hombres. Y a las mujeres, también.

Calígula, el emperador romano, ordenando a las escoltas tapizaran con monedas de oro el palacio para luego quitarse los zapatos y en túnica caminar sobre las monedas y sentir en la planta de los pies la vibra, el mejor karma, los astros acomodados a su favor.

La mujer más frívola en la historia política, Imelda Marcos, esposa del dictador de Filipinas, Ferdinand Marcos, quien tenía dos mil pares de zapatos en su colección personal para el uso diario.

Frívola, Cleopatra, adueñándose del sexo del emperador Marco Antonio para apropiarse de Roma, luego de ordenar el asesinato de un hermano para quedarse con el poder imperial y faraónico de Egipto.

Frívolo, claro, Pancho Villa, con las veintinueve mujeres convertidas en esposas, procreando hijos con veintiocho.

Por eso, y en todo caso, nada de raro y extraño tiene, tendría, que el góber jarocho de la 4T se tomara selfies a escuchar el destino de la refinería de Minatitlán y que tanto significa para la producción petrolera de Veracruz y del país.

Pero, bueno, y como dice el viejito del pueblo, “estando bien con Dios, allá los querubines y ángeles que pataleen”.

DESENCANTO TOTAL Y ABSOLUTO

Casi 3 años después de la 4T, Veracruz sigue “atrapado y sin salida” en la miseria, la pobreza y la jodidez.

El quebradero de negocios, comercios y empresas y el desempleo galopante ofreciendo como paliativo los tianguis de higos, manzanas y pambazos.

Oliendo a pólvora y sangre de norte a sur y de este a oeste.

El primer lugar nacional en secuestros y extorsión.

Y que el quinto lugar nacional en feminicidios.

Cada vez, apareciendo más y más fosas clandestinas.

Y la impunidad multiplicada como los peces y los panes, los conejos, la humedad y los ácaros.

Y medio millón, o más, de personas de 14 años de edad en adelante… analfabetas.

Más los dos millones 600 mil paisanos con la primaria, la secundaria y el bachillerato inconcluso.

Y ventilando los presuntos desvíos de recursos de los exgobernadores para treparse en la mesa de los sacrificios declarándose ángeles de la pureza.

Y el góber, caray, tomándose selfies.

¡Qué pena de la pena ajena!

¡Que desencanto político y social tan grande es y ha significado Cuitláhuac García Jiménez para Veracruz! Una revocación de mandato la perdería con todo y obradorismo…