Benito Pablo Juárez García, ejemplo para los mexicanos

Abel Cadena Pérez | Catemaco, Ver. — El Lic. Benito Pablo Juárez García, un mexicano de talla universal, el valor de su legado a los buenos

mexicanos nos convoca y nos une.

Juárez es un caso extraordinario, en la historia este gran político republicano nació el 21 de marzo de 1806 en San Pablo Guelatao de la sierra de Ixtlan, Oax.

Hijo de Brígida García García y Marcelino Juárez López, quedó huérfano de padre a los tres años de edad, y poco tiempo después, muere su madre, quedando bajo custodia de su tío Bernardino Juárez López, que lo ocupó como pastor sometiéndolo a malos tratos, del cual huyó al cumplir 12 años de edad a Oaxaca, refugiándose en la casa de don Antonio Maza, quien años después sería su suegro.

Juárez, de origen humilde, fue capaz de forjarse una sólida y ascendente carrera política que lo llevaría hasta el primer puesto de la república mexicana. El Lic. Benito Juárez ha sido seguramente el único presidente conocedor del derecho canónico y civil, capaz de leer latín, inglés y francés. Gobernó durante 14 años en medio de una guerra civil y una intervención extranjera, determinantes para consolidar el régimen republicano y con ello el futuro de México.

Don Benito Juárez sin olvidar sus raíces étnicas, era ya un ciudadano mexicano gracias al poder transformador de la educación, por ello su convencimiento de la necesidad de multiplicar las escuelas y fundar un verdadero sistema de instrucción pública, para que con ello un mayor número de mexicanos tuvieran un mejor futuro, el primer impulso de la instrucción pública lo abrió en su estado, Oaxaca y en el Distrito Federal y territorios del país, convencido que la escuela era el camino único para el país se transformará y prosperara, pues a través de la educación, los mexicanos se convertirían en ciudadanos productivos y cumplidos, conscientes de sus derechos y también de sus

Deberes.

La vida de don Benito Pablo Juárez García, se entretejió con los difíciles años de la construcción del estado mexicano, por eso tenemos que seguirla paralelamente a su desarrollo para comprenderla dentro del complejo contexto nacional.

Juárez construyó su imagen de civil republicano, estoico y austero capaz de enfrentar la adversidad con la impasibilidad de un verdadero estadista, la admiración por su firmeza en la defensa de sus principios liberales y de la soberanía nacional traspasó las fronteras de nuestro País.

En 1865 el Congreso de la República de Colombia, le rindió un solemne tributo en reconocimiento a su lucha contra el imperialismo francés, y el 11 de mayo de 1867, el congreso colombiano lo declaró “Benemérito de las Américas” y el Congreso Constituyente del Perú, le concedió una medalla de honor, el 21 de marzo, natalicio de don Benito Pablo Juárez García, quien falleció a los 66 años de edad un 18 de julio de 1872.