Bolilleros ratas a punto de ser linchados en la sierra

 

  • Se robaron un celular en Tatahuicapan y fueron interceptados en Huazuntlán en donde iban a ser linchados por los moradores, la policía lograron su rescate.

AGENCIAS | MECAYAPAN, VER.- Con palos y machetes pobladores de la comunidad de Huazuntlán lograron detener a dos vendedores de bolillos, luego de enterarse que estos dos sujetos habían robado un teléfono celular en el municipio de Tatahuicapan.

Tras una rápida coordinación entre los mismos pobladores de ambas comunidades lograron bloquear el acceso en Huazuntlán en donde pasarían estos dos individuos que minutos antes habían arrebatado un celular a una persona.

El primer detenido responde al nombre de Jesús Adrián Hernández de 16 años de edad, con domicilio en la calle Salinas de Gortari número tres entre Pascual Rubio del municipio de Cosoleacaque, el segundo detenido David Chavala Marcial de 16 años, de ocupación bolillero y tiene su domicilio en la calle Díaz Ordaz de este mismo lugar.

Al momento de su detención se les encontró en su poder una pistola de juguete junto con el teléfono celular que minutos antes habían robado en el municipio de Tatahuicapan, a lo cual los pobladores a punto estuvieron de lincharlos.

Fueron elementos de la Secretaria de Seguridad Pública, quienes llegaron a liberarlos de los enardecidos pobladores con el compromiso de que serían entregados a las autoridades ministeriales para que respondan por los señalamientos que se les hacen.

De acuerdo a la victima de nombre Antonio Sánchez Mendoza de 14 años de edad, quien dijo ser estudiante y tener su domicilio en la calle Ignacio Allende esquina Acosta Lagunés del Municipio de Tatahuicapan, señala que estos sujetos lo amagaron con la pistola que traían para arrebatarle su teléfono celular Samsung Galaxy y darse a la fuga.

Los dos detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad ministerial por los delitos de robo con violencia más lo que se les agregue, esto sin mencionar que los pobladores enardecidos no los quieren volver a ver en la sierra o de lo contrario harían justicia con sus propias manos.