Breves desde Acayucan, Por: José Luis López Villatoro

Con pasión el futbol del Ce.Re.So.
¿Magistrados?, ni ellos la creen
Capacitación a polis de Rosendo

 Héctor Morales pone a sus internos a sudar la camiseta de la pasión y el espíritu de lucha.—Fue tanta la entrega por conquistar el trofeo “Bicentenario” del Campeonato de la Liga Municipal de Fútbol de Acayucan, Ver., donde participan ocho equipos del Reclusorio Regional, que en la pasada premiación hasta el cuarto lugar del torneo alcanzó también su trofeo, ya que los internos bajo la Dirección del licenciado Héctor Morales Sobrevilla, le ponen toda la enjundia como si con esto se fueran a ganar un lugar dentro de la misma selección.

Lo anterior pudo constatarse en la final del citado Campeonato de Liga donde los equipos de casa estuvieron a la altura de las circunstancias, igual que el campeón goleador, Edén Oropesa, que pertenece a este centro de Readaptación Social. Hasta el árbitro, quien estuvo acertado pitando las finales, se ganó su reconocimiento.

Con la asistencia de las autoridades de este Ce.Re.So., invitados especiales y las familias de los internos, todos disfrutaron de un gran ambiente.

El equipo ganador del primer lugar fue “El Barza”; subcampeón, “Delfines”, y en tercer lugar quedó la Selección Ce.Re.So. En la final, intensamente disputada,  “Barza” doblegó 4-2 a la Selección del Ce.Re.So.

Héctor Morales, aprovechando las instalaciones de este centro penitenciario, lleva a cabo diferentes torneos, entre éstos, voleibol, beisbol, basquetbol y, claro está, el deporte que más atrae multitudes en los cinco continentes.

Por lo tanto, en este Ce.Re.So., el que quiera hacer deporte ahí están las instalaciones, y el que quiera ser un obrero especializado ahí están los talleres, ya que su director quiere que cuando salgan con su boleta de libertad, tengan cómo defenderse en cualquier área productiva.

“La educación, deporte, salud y capacitación para el trabajo son las prioridades en este Centro de Readaptación Social. La premisa de la Dirección General de Readaptación Social en el Estado es que se fomente el autoempleo entre los internos para que una vez reincorporados a la sociedad dominen una técnica que les permita vivir dignamente con un trabajo altamente calificado porque la capacitación que aquí reciben es de buen nivel, al ser los técnicos del Instituto de Capacitación para el Trabajo de Veracruz (ICATVER) del área de Acayucan, los que los preparan para desempeñarse hábilmente. Además se toma en cuenta la aplicación de cada uno de ellos, dándoles incentivos económicos que les sirva para sus gastos más elementales”, precisa el licenciado Héctor Morales Sobrevilla en entrevista a Diario Eypantla Milenio.

Paralelo a todas estas actividades, el director tiene en cuenta también el aspecto que refuerza el trabajo especializado, de ahí que la educación es otro de sus objetivos. “Empezando con la fase elemental de la educación, el Programa Alfa (alfabetización) lo estamos haciendo llegar a quienes por distintas circunstancias no saben leer ni escribir, con el beneficio tácito de estimular su interés por arribar al mundo de la luz y el entendimiento con bonos de gratificación. Todos ellos tiene la oportunidad, incluso, de concluir su instrucción básica, que es la primaria”, agrega el licenciado Héctor Morales, quien es el responsable de los 449 internos, todos ellos que cuentan con las ventajas de llevar una vida sana dentro de este penal que, con las ventajas que aquí tienen, las penas son mucho menos.

Lo anterior, porque la salud es otra de las prioridades de Héctor Morales. “Periódicamente personal médico de la Jurisdicción Sanitaria Núm. 10 con sede en San Andrés Tuxtla, así como doctores del Hospital de Oluta-Acayucan vienen a darles consulta y medicamentos para que la población interna esté en óptimas condiciones. La mente sana en cuerpo sano es primordial para que todos estén en un clima de paz y tranquilidad. Así no hay riesgos de depresión porque están en constante actividad; con esto se evitan adicciones que los puede autoaniquilar, más vale prevenir los malos hábitos. Lo demás viene por sí solo”, finaliza la entrevista con Diario Eyipantla el licenciado Héctor Morales Sobrevilla.

 El prestigio del Tribunal Superior de Justicia, en juego con Magistrados Improvisados.—Considerado como el abogado de mayor prestigio en gran parte de la región sur y con experiencia como litigante, incluso en algunas salas de juicios orales, el licenciado Francisco Diz Herlindo, da a conocer su punto de vista sobre la aprobación que hizo el Congreso del Estado de los nuevos magistrados que propuso el Gobernador Fidel Herrera Beltrán.

“El establecimiento de un sistema de procuración e impartición de justicia verdaderamente profesional, independiente, valiente y plural sería un legado histórico que nadie le podría regatear al Mandatario Estatal. En contraste, una falta de acción en esta materia sería algo que la ciudadanía  muy difícilmente le podría  perdonar”, señala el licenciado Diz, quien precisa que esto podría trastocar el buen funcionamiento del mismo Tribunal Superior de Justicia del Estado con estas “promociones”.

—“Licenciado Diz, con estas promociones, casos de Edel Álvarez Peña y Fernando Charleston Salinas, se pierde la esencia de la justicia, concretamente para el Tribunal Superior de Justicia, ¿y podría darse el caso que la impartición de la justicia sea inadecuada o de plano manipulada por el Ejecutivo del Estado y sus corifeos?”

“Mira, con los 4 magistrados que fueron aprobados por la Legislatura y que el Gobernador propuso, es una lástima porque él que es abogado en Derecho, creo que conoce y sabe cuáles son los requisitos que se requieren para ser magistrado del Tribunal Superior de Justicia, que sabe perfectamente bien que en el Estado existen muchos jueces, muchos profesionales del Derecho que han estado laborando durante muchísimos años dentro del Poder Judicial y que son los que realmente merecen el tener la responsabilidad de la magistratura, porque un magistrado no va jugar o a adivinar qué es lo que va a hacer en el Tribunal; debe estar capacitado para resolver sobre la libertad, sobre la vida, sobre la libertad de una persona que se encuentra sustraída por un proceso penal, va a resolver sobre los bienes, propiedades y situaciones personales, matrimoniales, de hijos, entre particulares, etc., etc., como se ve, es mucha responsabilidad para un político que carece de esta capacidad como Edel Álvarez, que si bien es cierto es bueno en su función pública, que ha desempeñado como alcalde o como director del Registro Público de la Propiedad, director de Notarías o como funcionario del gobierno del Estado, pero se les debería de aplicar un examen para fungir como magistrados, a ver si pueden dictar una resolución, que hagan una demanda, pero que la dicten, y no apoyados con secretarias. Ahí se evidenciaría su falta de conocimientos en la materia. Bueno, ni siquiera tienen la capacidad para ser jueces, pero es lo que se trasluce con los señores diputados con su servilismo porque no se les puede llamar de otra manera. Eso es lo que tenemos en el Estado, un congreso de mayoría priista que no reflexiona, valoriza o analiza una decisión como ésta”.

—“Entonces, licenciado, el avance que debería caracterizar al Tribunal Superior de Justica ¿significa que redundará en un estancamiento o retroceso en esta máxima instancia del Poder Judicial del Estado con estos nuevos magistrados?”

“Bueno lo que quiero recalcar es que con este servilismo de estos señores diputados se viene a pisotear la dignidad de los jueces y de paso se pisotea al mismo Tribunal Superior de Justicia, porque ni nosotros como litigantes que tenemos muchos años en el ejercicio de la profesión podemos aspirar a ser magistrados aunque estamos relacionados, muy correlacionados con los jueces y con los agentes del MP, pero no es lo mismo defender que juzgar, porque juzgar conlleva a una responsabilidad no nada más de conocimiento sino moral, muy profunda, para poder determinar con apego a las leyes, con apoyo en jurisprudencia sobre el futuro de alguien o algo. Esto desde luego, no es nada personal, es una apreciación como profesional del Derecho”, finaliza el licenciado Francisco Diz Herlindo.

Nota del autor de la columna; La opinión anterior la comparten abogados de esta ciudad como Francisco Ríos Delfín, Alfonso Rodríguez, de Sayula de Alemán, una regazón de los serviles diputados integrantes del Congreso estatal quienes sólo escuchan la voz de su amo. Esperamos no nos vaya tan peor como sucede en otros estados (Puebla) donde el nefasto y ruin Mario Marín goza de impunidad para cometer atropellos contra ciudadanos, o el Gobernador del copetito ridículo (Enrique Peña Nieto) quien la ha venido regando con su incompetente ex procurador Bazbaz en casos tan sonados como la niña Paulette, asesinada en meses pasados.

 El Inspector General como buen jefe, estricto en la disciplina y capacitación de sus policías.—Paralelo a la recia formación como militar de alta escuela, el inspector general de Policía, Rosendo Pérez Pérez, desde que llegó al mando de esta corporación les viene inculcando a sus elementos la importancia de estar a la altura que demandan los momentos actuales, por lo que promueve cursos capacitación para que nadie se quede sin la oportunidad de aprender el buen trato que requiere la ciudadanía para que los vea como unos auténticos profesionales de la seguridad pública.

La totalidad de los 140 elementos cuentan ya con su constancia con valor curricular que los acredita como policías capacitados en relaciones humanas, curso que fuera impartido por personal especializado del Buró de Investigaciones Criminalísticas de la Dirección Estatal de Seguridad Pública.

El jefe policiaco de la Llave del Sureste considera que con esta capacitación los guardianes del orden público estarán más preparados para darle el trato adecuado a los ciudadanos acayuqueños, quienes pueden transitar a todas horas con la certeza de que siempre habrá elementos que estarán más receptivos y solícitos a atender cualquier su llamado, “porque en este quehacer policiaco nunca se acaba de aprender y se debe mantener esta interrelación entre la ciudadanía y los policías”, sintetiza el capitán Rosendo Pérez Pérez.