Causas de la inmigración de los mexicanos a los Estados Unidos de Norteamérica.

Cada país del mundo, tiene derecho a promulgar sus leyes y aplicarlas sin restricción alguna.

                Los problemas que puedan resultar para los mexicanos que emigran a los Estados Unidos, por la aplicación de sus leyes, no las debe resolver México, con lamentos ni pedir a ninguna Organización Mundial que los resuelvan. Debe resolverlos el Gobierno y los mexicanos. Al grano:

                Si no queremos que nuestros compatriotas sean sujeto de acoso y desprecio, antes de perder el tiempo en hacer que hacemos y no hacemos nada, es necesario de una vez por todas analizar las causas de su emigración que es bien sabida, la falta de empleo en su Patria, en la Republica Mexicana.

                La mayoría de los mexicanos que emigran para alcanzar el famoso “Sueño Americano” son personas jóvenes, necesitando de obtener dinero para sostener económicamente a sus familias. Se van dispuestos a trabajar “en lo que sea” y los Yankees los aprovechan, los emplean en labores del campo, de lavaplatos, jardineros, quehaceres domésticos. Les pagan lo que quieren y los “defienden” ocultándolos de las autoridades para que no sean deportados  por su estancia ilegal, y en esa forma se aprovechan para explotarlos laboralmente a su antojo.

                Esto no es ignorado por las autoridades mexicanas, ni por los mexicanos.

                En tanto en México, las tierras que en otros tiempos fueron productoras de riqueza, hoy están abandonadas, las fábricas que daban empleo y prestigio a la Nación, desaparecieron. Los Bancos sólo habilitan a las personas que tienen posibilidades y pueden pagar los créditos. Infinidad de egresados de la Universidades y los Tecnológicos, no encuentran trabajo para lo que con tanta dificultad y sacrificio lograron su profesión.

                Toda esta serie de necesidades, son los motivos, causa y razón por las cuales nuestros compatriotas emigran de México y se van a la aventura a trabajar en lo que “caiga”, sin importarles los sufrimientos, desprecios y el abandono a su familia.

                Corresponde al Poder Ejecutivo Federal, al Congreso de la Unión, a los Gobernadores de los Estados, analizar todas y cada una de las causas que motivan la emigración (que son bien sabidas), para evitar el desprecio y vejación de nuestros paisanos en el país vecino del norte, que sólo quiere su provecho, su explotación, sin ninguna consideración ni agradecimiento.

                Es necesario que se tomen en serio estos acontecimientos. Es tiempo ya de actuar con responsabilidad, de instalar industrias, crear fuentes de trabajo, hacer producir al campo para que se termine la necesidad de emigrar para obtener medios de vida y no ser vejado ni sancionado por leyes racistas y gentes ingratas y perversas.

                Antes de un conflicto internacional, México debe resolver lo que le corresponde, no esperar que el “buen vecino” le imponga sus Leyes.

           Joel Sosa Moreno