Col Quehacer Tuxtleco; por David Guzmán Absalón

Vuela San Andrés, éxito total para muchos.

E Miles de personas llegaron a disfrutar el espectáculo.

Hoteles y servicios abarrotados de visitantes.

El grito, otro año que se abarrota de gente.

QUE HACER TUXTLECOSin lugar a dudas la presente administración municipal que encabeza Manuel Rosendo Pelayo, no puede quejarse de lo bien que le ha ido este año con la celebración de las fiestas patrias y el ahora tradicional festival de “Vuela San Andrés”, ambos eventos que reunieron a miles de personas, logrando ser para la región de los Tuxtlas, el municipio que logró las concentraciones más grandes.
Aunque no se podrían cuantificar las personas que acudieron los cuatro días a las diversas celebraciones, se puede señalar que sobrepasó la expectativa de muchos, logrando ya figurar como uno de los municipios en el estado de Veracruz, que más gente logró atraer a sus festividades, pero sobretodo que logró una importante derrama económica para la zona.
Esto se pudo constatar, pues los hoteles, según la autoridad municipal, tuvieron una ocupación del cien por ciento, lo que provocó que además los restaurantes y otros centros turísticos, recibieran a miles de personas que llegaron para disfrutar del puente vacacional, pero principalmente del espectáculo de suelta de globos de papel de china, más grande la entidad veracruzana.
Cabe reconocer que el trabajo que realizaron cada uno de los que intervinieron en los eventos, logró que se tuviera una tranquilidad como pocos municipios, pues se sabe que en otros lugares se presentaron problemas durante la ceremonia del grito o después de esta, mientras que en San Andrés Tuxtla, estuvo protegida con vigilancia y el apoyo de todas las corporaciones policiacas.
En la ceremonia del Grito de Independencia, en el interior del palacio municipal se notó la austeridad, pues a decir del Alcalde solo se invitaron a 100 personas, de las cuales muchas no asistieron, y los pocos que llegaron a diferencia que años pasados, no degustaron los tradicionales platillos como se servían antaño, por el contrario, lo que probaron fueron bocadillos que les ofrecieron acompañados de bebidas como whisky, tequila y Brandy.
Por el contrario, al igual que los dos años anteriores de la actual administración municipal, se llenó toda la plancha del parque “Sebastián Lerdo de Tejada”, además de las calles aledañas, logrando entre otras cosas, comprobar que aún se sigue teniendo convocatoria de asistencia para eventos de esa naturaleza, cosa que como cada año sucede, mentes malévolas trataron de impedir, soltando borregos (mentiras) sobre algún atentado.
A decir de algunos asistentes entrevistados al respecto, señalaron que la festividad patria, se vivió en toda su intensidad, sobre todo en el momento de la pirotecnia, que logró que los asistentes disfrutaran por varios minutos un espectáculo de primer nivel, como se presentó, ocasionando con ello que la población sacara sus celulares y se contemplara desde el balcón central del palacio, un doble espectáculo multicolor, al tener luces en el cielo y en la tierra.
Para el siguiente día, el desfile conmemorativo del 206 aniversario del inicio de la Independencia Nacional, no lució en su esplendor por la amenaza de lluvia que se tuvo, lo que provocó que aunado al desvelo, no saliera mucha gente a las calles, pero no por eso perdió importancia el evento que reunió a decenas de instituciones que marcharon por las calles de la ciudad.
En la tarde de ese mismo 16 de septiembre, sin lugar a dudas, el evento central de la ciudad, que por décadas ha permanecido y que a la llegada de Manuel Rosendo Pelayo, se le logró dar un cambio, al concentrar toda la suelta en el campo deportivo de béisbol “Aurelio Ballados Palacios”, evitando problemas de congestionamiento en la carretera federal a la altura del barrio Campeche, donde siempre se soltaban pero que bloqueaban el camino.
Desde hace tres años, se concentra a todos en el campo y ahí en un orden que llevan las autoridades, se logra ver la suelta de cientos de globos multicolores, que ahora toman formas caprichosas y que con la llegada de delegaciones Colombianas y Brasileñas, han enriquecido las mismas, al adaptarles técnicas que los sudamericanos conocen y que les salen muy bien.
El orden, la disciplina y la paciencia de los artesanos globeros, ocasiono que se tuviera un espectáculo de primer mundo, pero que logró además reactivar la economía de muchas personas, que llegaron a vender desde tortas, refrescos y otros productos, que la autoridad municipal permitió y con ello, se beneficiaron a decenas de familias que viven de la vendimia de esos productos.
Sin lugar a dudas que cada año se tienen nuevos retos, y para el último de la administración de Rosendo Pelayo, seguramente será mayor, pues con ello cerrará el espectáculo que se ofrece regularmente durante tres días, lo que ha hecho que se disfrute del mismo y la gente circule como lo ha hecho hasta ahora, haciendo de este un buen pretexto para reunirse con las familias.
También, como en el caso del que se realizó este año, que sirvió de marco para que un joven enamorado, hiciera una petición de matrimonio a su guapa novia, lo que seguramente quedará en el recuerdo de los presentes y desde luego de la singular pareja que con el apoyo de los organizadores, lograron el éxito en la empresa y la chica dijo, sí.
Tal vez la pregunta obligada será, a un año de que se termine el gobierno municipal actual, quien llegue, ¿seguirá con esta tradición y lo seguirá concentrando en el campo de béisbol, o de plano no le interesará continuar las acciones de su antecesor y como suele suceder cada administración trae su librito y en muchos de ellos no está escrito el continuar los trabajos de quienes se fueron?.
Caso explicito el de Manuel Rosendo Pelayo, que terminó desde su primer año de gobierno, con una tradición que impuso su padre putativo, el entonces Alcalde Rafael Carrión Álvarez, de realizar el “VERAFEST”, que era un espectáculo que traía artistas, pero que no representaba, según la actual administración ganancias y por eso mejor optaron por quitarlo, aunque durante tres administraciones se siguió preservando es decir ocho años duró.
¿Será entonces posible que quien llegue a la silla presidencial le interese el seguir recreando este espectáculo o simplemente dejará que se vaya volando como los efímeros globos de papel de china, que en el aire pierden potencia o simplemente como un suspiro, se queman para quedar solo en el recuerdo de quienes lo vieron elevarse?