Col_ Perfilando Por: Iván Calderón

PERFILANDO

 

 Infiltrados de Deantes y Marco Aguilar con MIYULI

Mientras los veracruzanos nos convertíamos en noticia nacional con las incendiarias manifestaciones en Catemaco, en la capital del estado, tanto el gobernador interino Flavino Ríos Alvarado, como el próximo mandatario Miguel Ángel Yunes Linares, pactaban la cesión del Palacio de Gobierno y Casa Veracruz por parte de los alcaldes del PAN-PRD.
Además, “MIYULI” y Flavino acordaron ahora sí, el proceso de entrega-recepción bajo las exigencias del propio jefe del grupo de “Boca del Río”.
Aunque Ríos Alvarado no lo quisiera aceptar, sus fuerzas y peso político no daba para más, y bajo sombríos pactos, el gobernador de las mil ciento cincuenta y dos horas, buscó en el frío fin de semana al propio Yunes Linares, para que mediante un trabajo conjunto, se le diera rumbo a la entidad.
Esto fue lo mejor que Flavino pudo hacer. La mera verdad.
Ya con la tregua concertada, Miguel Ángel pidió la intervención de la Secretaría de Finanzas, para detener así todo este desmadre, rodando por supuesto la cabeza de Antonio Gómez Pelegrin, un gris personaje que su único pecado fue ser un títere de más Javier Duarte cuando se encontraba en la plenitud del poder.
Pelegrin no es que sea ladrón (o si robó, robó poquito). Eso es lo que dicen.
Antonio Gómez, fue solamente un completo imbécil usado como un instrumento más para el desvío de recursos públicos y ahora bajo una estúpida complicidad, puede tener como futuro certero la cárcel.
Cómo todos sabemos, con la llegada de Clementina Guerreros García a SEFIPLAN, Yunes ya estará empezando a gobernar.
Y con lo anterior, su personal de cambio en todas las dependencias tendrá carta abierta para revisar “con lupa” cada acción por parte del equipo saliente.
Sin embargo, Miguel Ángel Yunes Linares deberá de tener mucho cuidado en la gente en quién confía, ya que particularmente en el equipo de transición de la Secretaría de Trabajo, se encuentra una dama de nombre Yazmín Vargas Hernández quién fue designada para integrar el equipo de “entrega recepción” en la STPS cuando es una plena operadora de Gabriel Deantes Ramos y Marco Antonio Aguilar Yunes.
Yazmín Vargas está siendo muy cuestionada por los integrantes de la Junta de Conciliación y Arbitraje, siendo el mismo personal quienes la tachan de corrupta y prepotente.
Vargas Hernández fue titular de una junta en el puerto de Veracruz y fue cesada por los cuantiosos negocios que realizó en aquellos tiempos. Incluso, existen quejas formales por parte de los abogados laboralistas.
Luego de aquel penoso incidente, esta funcionaria fue rescatada por el ahora diputado federal Marco Antonio Aguilar Yunes y colocada en el departamento de registro de sindicatos, operando para que las cuotas derivadas de las toma de nota y contratos llegaran en tiempo y forma al entonces secretario.
Con la llegada del insaciable Gabriel Deantes, Yazmín se convirtió en su enlace directo, cobrando (según nos cuentan) cantidades que rondaban desde los 50 mil a los 500 mil pesos por registros sindicales, siendo el sector transportista los que le entraban más con los “moches”.
Para ser exactos, en el periodo de Deantes Ramos se emitieron más de 60 registros de transporte de carga, donde tanto Yazmín Vargas como el entonces titular llevaban parte.
En fin, con personal como este, el siguiente Gobierno de Veracruz pudiera empezar mal. Ya que al menos los que trabajan en la Secretaría del Trabajo esperan que se integren colaboradores con honor y decoro.
¿Será que ya pactaron con Gabriel Deantes y Marco Aguilar? ¿O tal vez la próxima secretaria Silvia Edith Mota pretende seguir con la misma política de los prósperos? Esperemos que no. Servidos señores.