Col_ Quehacer Tuxtleco Por: David de Guadalupe Guzmán Absalón

  • Nuevo camino para Veracruz.
  • Atrás 86 años de priismo.
  • Recibe MAYL gobierno en crisis, inseguro y con protestas.

QUE HACER TUXTLECO

Este primero de diciembre de dos mil dieciséis es un día histórico para Veracruz, por más de ochenta años gobernó el Partido Revolucionario Institucional, llamado en algún momento partido-estado, puesto que no dejó la alternancia en el poder, convirtiéndose en una de las pocas entidades que seguía manteniéndose como bastión del Revolucionario Institucional.

Hoy quedan a tras una serie de hechos, en algunos casos buenos, en otros terriblemente malos, como los que se suscitaron en los últimos seis años, donde el gobierno fue manejado por un grupo de políticos que se aprovecharon de todo, llevándose el dinero de los veracruzanos y dejando la entidad en verdadera banca rota, donde el dinero no alcanza ni para pagar a sus empleados.

Este jueves Miguel Ángel Yunes Linares, se convierte en el parte aguas, pues llega al poder por los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática, sacando de palacio de gobierno a los políticos que por décadas gobernaron el estado, haciendo de su población más pobre y más ignorante, para manipularla y así seguir teniendo su coto de poder.

Sin embargo, el Choleño, recibirá un estado empobrecido, más bien quebrado, que cuenta con una lista interminable de adeudos que heredara la administración saliente y que difícilmente podrá ser pagada por los veracruzanos, pues según un cálculo de la actual tesorera del estado, tendrían que pagar más de diez mil pesos por cada uno de los ocho millones de habitantes de la entidad.

Seguramente Miguel Ángel Yunes Linares, se convirtió en la esperanza de un pueblo cansado de tanta corrupción y que ahora pretende que se tenga un gobierno que sea diferente, o esa es la promesa que se tuvo desde campaña y que los veracruzanos esperarán que en los próximos dos años de gobierno se tengan, aunque ese tiempo es muy poco para componer todo lo mal que queda el estado.

Seguramente el reto es grande para Miguel Ángel, pero también es cierto que tan mal quedó el estado, que con cualquier acción que se emprenda a favor de los veracruzanos, seguramente se notará, pues por ejemplo, con que se cumpla el pagar los sueldos en tiempo y forma a los trabajadores, seguramente se vería un cambio sustancial, para sacar adelante el barco que casi se va a pique.

Tratar de controlar la seguridad y evitar la corrupción, serían las premisas que debe enfocarse la actual administración, para que se respire tranquilidad entre los veracruzanos, pues eso desencadenaría una serie de inversiones y porque no la tranquilidad de los millones de veracruzanos que viven en la zozobra de ser asaltados, secuestrados o ejecutados sin miramientos.

También es cierto que el gobernador y su gabinete, no serán la panacea para que el estado se convierta en lo que anteriormente fue, un gran estado, se requiere también de la participación de todos y cada uno de los habitantes de este hermoso estado, quienes tienen que trabajar y poner lo mejor de sí para hacer los cambios correspondientes.

Es un esfuerzo que se debe tener de todos, pueblo y gobierno, para que en tan solo dos años se vea el verdadero cambio que daría a este estado un panorama diferente y no que en ese tiempo se tenga más de lo mismo, porque sin lugar a dudas la gente despertó y por eso es que se logró el triunfo por partidos diferentes al que siempre gobernó.

El compromiso debe ser de todos, no para otra cosa, más que para lograr que se quite esa imagen negativa que se tiene de Veracruz, donde la visión de otros estados es precisamente el tener un estado lleno de corrupción y donde la inseguridad prevalece, hay que hacer los cambios necesarios, pero también hay que cambiar cada quien, para enfrentar los nuevos retos que se tienen.

Veracruz es grande, tiene bellezas, riquezas naturales, pero sobre todo su gente, se convierte en el principal detonante para salir adelante, por eso el actual gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, tiene un gran reto, el de hacer que todos trabajen para un bien común, que es Veracruz, logrando rescatar lo que se tenía y se perdió por los malos manejos administrativos.