Añoranzas; Por: Elgie Cameron Calo

Por su muerte…

Porque Cristo Jesús, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Romanos 5:6.

El sonido de la explosión fue espantoso. Después vinieron gritos, horror y sangre.

El sargento Salzman miró a su alrededor…El peligro había pasado. La explosión dejó cuatro soldados muertos; él estaba vivo pero, para su desesperación, notó que su brazo derecho había desaparecido, y la sangre brotaba como un chorro.

Semanas después, delante del espejo de pared de la Amada Americana Walter Reed, empezó a entender su realidad. Tendría que aprender a vestirse, a lavarse los dientes y el rostro, con el brazo protético que le acababan de colocar.

Tuvo ganas de llorar. No por causa de la prótesis; estar vivo, y aquel brazo lo había perdido luchando por su país, en la guerra de Irak. La vida, en la forma que fuese, era motivo para agradecer a Dios.

¡Vale la pena vivir! Sin brazos o sin piernas. La vida continúa siendo vida cuando la esperanza palpita en el corazón. Y la esperanza no es una actitud mental. Conozco gente que por más ejercicios de actitud mental que realice, acaba en la locura, la desesperación y la muerte. No puede convivir con su realidad nueva después de un accidente.

La autentica fuente de esperanza es Jesús. Él te muestra una dimensión desconocida de la vida. El texto de hoy manifiesta que cuando aún éramos débiles, Jesús murió por nosotros. ¿Quiénes éramos entonces nosotros? ¿Qué habíamos hecho para merecer el sacrificio supremo en la Cruz por Jesús! Nada; éramos impíos, dice el apóstol Pablo.

Habíamos escogido nuestros propios caminos. Pero Dios nos amó al punto de entregar la vida preciosa de su Hijo, por salvarnos.

La salvación involucra una actitud mental vencedora, aún en medio de las dificultades y adversidades. Puede no haber sol, pero la esperanza cristiana te brinda la convicción de que el sol brilla por encima de las nubes.

Cristo asumió tu culpa. Pagó su precio en la cruz, y e confirió el derecho de mirar los horizontes infinitos de una nueva vida, a pesar de la situación en que te encuentre.

Comienza hoy un nuevo día sabiendo que lo que te resta de vida es la oportunidad de escribir una nueva historia.

Quita de tu cabeza la idea pesimista de que ya nada volvería a ser como antes; no necesita serlo; lo que pasó, pasó. Atrévete a escribir una nueva historia, recordando siempre que “Cristo, cuando aún éramos débiles a su tiempo murió por los impíos”.