Columna 33 por Carlos Lucio Acosta

Atención a Periodistas
¿La Comisión Especial?

Hablan matando a sangre fría, y a sangre fría serán castigados. Truman Capote/A Sangre Fría.

 

El pleno de la Cámara de Diputados del Congreso de la sesenta y una legislatura, aprobó el punto de acuerdo por el que se crea la Comisión Especial para Atención y Seguimiento a las Agresiones a Perio­distas y Medios de Comunicación.

EL pasado martes diez de noviembre del 2009, se puso en movimiento la comisión con el ob­jeto de dotar de un marco legal que institucionalice y ga­rantice la libertad de expresión, el derecho a la informa­ción y los derechos humanos.

Esta comisión especial retoma los temas legislativos en materia de libertad de prensa, federalización de los delitos contra la libertad de expresión para que también sean tipificados como graves y no prescriban, promover la despenalización de los delitos de calumnia, injuria y difamación en 17 Estados de la república, reformar la ley de imprenta, legislar sobre criterios para otorgar publicidad oficial a medios de comunicación, excluir toda intromisión gubernamental en la limitación de contenidos, legislar sobre el secreto profesional o protección de fuentes y definir la cláusula de conciencia.

EL documento de referencia también comprende esclarecer desapariciones y asesinatos de periodistas y comunicadores, eficientar el acceso y transparencia a la información pública gubernamental, desarticular el clima de autocensura de periodistas y medios, y promover un diálogo permanente entre representantes de los tres niveles de la administración pública, periodistas y medios de comu­nicación social impresos, radiales, televisivos y de inter­net.

El antecedente de la comisión especial es el Grupo de Trabajo de Seguimiento a Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación, creado en el 2003, y encabezado por la legisladora Beatriz Mojica Morga, del Partido de la Revolución Democrática (PSD).

En la sesenta legislatura se formó como comisión especial y del 2006 al 2009, estuvo presidida por el diputado federal Gerardo Priego Tapia, del Partido -Acción Nacional (PAN).

La reinstalada comisión especial el diez de noviembre del 2009, la preside el diputado fede­ral Juan Carlos Natale López, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM). Inicialmente suprimida de las cuarenta comisiones, entre ordinarias y especiales, de la nueva legislatura.

Sin embargo, una coalición de organizaciones nacionales y extranjeras defensoras de los dere­chos humanos y de la libertad de expresión, presionó al congreso ante el aumento de amenazas contra periodistas y medios de comunicación.

El número creciente de agresiones a trabajadores e instituciones de la información, sugiere la preocupante tendencia de falta de garantías al ejercicio de la libre expresión.

El origen de las agresiones apuntan en dirección a los diferentes ámbitos de los gobiernos federal, estatal y municipal, como responsables del 71 pun­to 19 por ciento de casos hasta el momento registrados.

La presencia de los señores del narcotráfico, de los dirigentes del sindicato del crimen y de socios de la delincuencia organizada, vulneran el ejercicio de la transparencia informativa.

Aunque la comisión especial ha generado puntos de acuerdo, organizaciones no gubernamentales consideran que debe integrarse como ordinaria, para que cuente con presupuesto propio y disponga de la suficiente capacidad de promover iniciativas legislativas ante el ple no de la cámara de diputados.

La diputada María Idalia Gómez, reconoció el 23 de octubre del 2009, que la cámara de diputados resta importancia al esclarecimiento de agresiones, desapariciones y asesinatos a periodistas.

La definición preocupa.

El Estado mexicano tiene la obligación de investigar y sancionar a personas o instituciones involucradas en procesos de agresión a periodistas.

La mayoría de los expedientes se encuentran en estado de reserva por considerar que no exis­ten elementos suficientes para investigar las denuncias formuladas.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), reconoce que sus recomendaciones rela­tivas que en casos de averiguaciones previas en reserva, «es evidente que la autoridad ministerial no llevó a cabo todas las diligencias necesarias para agotar las líneas de investigación procedentes».

Los periodistas y medios que ejercen el derecho de acceso a la información pública gubernamental cumplen con la función esencial en los sistemas democráticos al proveer de información de interés colectivo, para que las personas o instituciones puedan tomar de­cisiones libres, autónomas e informadas.

La Relatoría para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se manifestó por que el Estado mexicano «impulse con firmeza las investigaciones sobre crímenes y amena­zas contra periodistas y adopte medidas urgentes como el fortalecimiento de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra Periodistas, la federalización de delitos contra comunicadores y la implementación de me­canismos permanentes de protección especializados para ga­rantizar la vida y la integridad de comunicadores en riesgo.”

Los principales obstáculos para el libre ejercicio del periodismo en México son el crimen organizado, la corrupción, la impunidad, ataques directos de la policía, ataques directos de la fuerza militar y la falta de voluntad política.

La Sociedad Interamericana de prensa (SIP), en carta enviada al presidente Felipe Calderón Hinojosa, establece que en una espiral de violencia e impunidad que azota al país, «es necesario restablecer los mecanismos legales que permitan enfrentar la violencia contra periodistas».

El documento signado el 19 de noviembre del 2009, confía en que el congreso federal mexicano restituya la Comisión Especial para Atención y Seguimiento a las Agresiones a Periodistas y Medios de Comunicación.

La publicación de trabajos de investigación críticos han costado a periodistas y medios de comunicación amenazas, agresiones, desapariciones y asesinatos.

Veracruz forma parte de las tres principales entidades federativas que destacan en el concierto nacional por su elevado número de agresiones a los trabajadores de la noticia.