Columna: La Grilla de Chon

LA GRILLA DE CHON

Desigualdad, el fracaso de México
Paternalismo, al mejor postor
Ayuntamientos rendirán informes ¿…?

Un pueblo que festina los atentados contra su democracia, resulta un pueblo mentalmente manipulado, al que es urgente enviar a terapia intensiva, para extirparle esas enfermas tentaciones autoritarias, “tan sanas como sus vicios”.
La desigualdad, es el mayor fracaso de la historia de este país (México); su herida moral, la marginación y la pobreza, la causa de esos flagelos; el rico estado asistencial postrevolucionario.
En ninguna parte la hay, más espantosa, en la distribución de fortunas políticas mal habidas derivadas por la descomposición del sistema político mexicano y la infección dentro de los órganos del gobierno, cuya habilidad de los hombres en el poder ha consistido en renovar los instrumentos propios de la manipulación para extender la idea de que avanzamos por la senda democrática ante evidencias políticas tan masoquistas.
¿Por qué seguimos revalidando un escenario tan corrupto, desigual e injusto?

Mal abonados por la historia, los infortunios del paisaje político de la democracia, hay qué verlos con el cinismo que destaca al político.
Véase.
La tradición del paternalismo y del subsidio estatal ha dejado huella profunda en los hábitos ciudadanos, inclinándolos en su relación hacia una actitud peticionaria, lo que ha sido una larga convenenciera y eficaz pedagogía de aquellos que con poder y ansias de perpetuarse en el mismo, lo que acostumbró a la sociedad a pedir y, a los funcionarios a dar medrando, mientras dan.
Aunque las finanzas otorgadas, parecieran venir de ninguna parte, pero de las que pueden echar mano, cuando les toca administrarlas corruptamente, cuando están detrás del mostrador.
Astutamente, el pedagogo del ciudadano peticionario, ha sido el gobierno paternalista que mira a la sociedad como su feudo, su reino de menores de edad, que debe tutelar y también correspondientemente engañar.
En el espacio de la tentación paternalista, siempre son menores los bienes a otorgar y mayores las oportunidades de corrupción y abuso; en el político pobre, jamás pobre político, conocidos aquellos que después de un tiempo de servicio público, han obtenido una perniciosa autonomía financiera, mientras el pueblo veracruzano recibe migajas, cuando bien le va.

¿Qué los Ayuntamientos informen sobre las obras a realizar con los ingresos del predial?
Según, para que la gente conozca en qué invierten su dinero.
Vaya jalada del diputado local y secretario de la Comisión Permanente de Hacienda Municipal del Congreso Local Jarocho.
Nunca de los nunca, han informado sobre este rubro.
“El billullo” se lo clava la gran mayoría de alcaldes mañosos; engrosa a su personal cuenta – bancaria y con ese dinero, la única obra qué hacen, es la de su casa; convertirla en residencia como insulto a la pobreza de su pueblo; ¡total a pueblo jodido, acabarlo de joder!

Priistas de viejo y nuevo cuño en la dirigencia del Comité Directivo Estatal (CDE) del tricolor, partido político encabezado por Amadeo Flores Espinosa, Fernando Vásquez Maldonado, Carlos Rodríguez; se suman Hugo Meras, Jorge Moreno Salinas, con la tenacidad y capacidad suficiente para llevar al barco, hacia buen asidero, ahora que se avecinan fuertes nubarrones políticos para este 2016, 2017 y 2018, donde se ofertaran como siempre, buenos candidatos a cargos de elección popular, que a la larga suelen ser malos y corruptos gobernantes.
Para conocer a ciertos convenencieros —disque operadores políticos—, basta seguir la huella de las migajas que van dejando en el camino, como las del distractor operativo de “Alianza Generacional”, en la zona sur ‘el juilero’ Julián Montoya Zamudio, donde su imagen está bastante deteriorada y sin los elementos políticos para enderezarla.
“Trabaja” para su “santo”, busca duplicar su trabajo en pos de un distrito local como Cosoleacaque, muy lejano al de sus arraigos, pero la política es de circunstancias y las circunstancias no le ayudan en nada al gordo Montoya Zamudio, pues tiene desalentado a algunos colaboradores de Alianza Generacional, por sus devaneos políticos y de “cierto acarreo de recursos” para el Distrito de Los Tuxtlas. Parte de ellos, desviados al Sur, donde “Ell Gordo” Montoya Zamudio, intenta lograr una diputación por la vía que fuese, sin prevenir que en esa zona petrolera, están a la alza mejores “Barriles Políticos”.
“El juilero” debería aprender al prudente político, “Pepe Valderrama” gente muy cercana al precandidato del PRI, Héctor Yunes Landa, quien de manera prudente, se va colando sin mostrar manteca en pos de la candidatura por el chaneque Distrito Local XXIV, por encima de las aspiraciones del priista Nemesio Domínguez Domínguez, y de alcaldesa de Juan Rodríguez Clara Amanda Gasperín Bulbarela.
Entre ellos, destaca el ex alcalde de Saltabarranca, ex delegado regional de la Procuraduría Agraria, ex agente del Ministerio Público Juan Montané Castañeda, gente hecha al lado del topotero Jorge Uscanga Escobar, que ahora busca la diputación local por el Distrito chaneque.

En la paradisíaca Topotilandia, persiste el repugnante arrasamiento de la indiferencia política por lo caduco establecido —jactanciosamente por ciertos pájaros en la noche—, ante la controversia popular, harta de la burla y las transgresiones políticas contra el mágico pueblo que, por su nobleza lo siguen pateando.
Se requieren, para la verdadera modernización de Topotilandia, hombres y mujeres sin pasado corrupto, ni presente tramposo.
Hoy en política, la juventud no sólo hay que medirla por los años de edad, ni por su fingida militancia partidista, si no por su mentalidad sana, sus convicciones capaces y el modo honesto de afrontar los cada día más complejos quehaceres de una política moderna que exige lucidez, enfoques distintos, imaginación y frescura.
Porque Topotilandia merece un mejor destino con miras al 2018.
Comienzan a sonar “los tambores de guerra” en el mágico horizonte de la sagrada tierra Olmeca; la tribu azul sigue empecinada con llevar al trono a su joven guerrero César Ortega Serrano; se han reorganizado en alianzas con otras tribus topoteras, en la que se encuentran rojos renegados, verdes confundidos, amarillos olvidados, noveles morados y uno que otro tingoliche, cuija y zapo desterrados de la ubre presupuestal.
Los rojos tegogoleros la están pensando, con quien jugársela, destacando por su experiencia en lides electoreras municipales Heriberto Villarreal Benítez, aunque también tienen por ahí varias dianas cazadoras: Teresa Moreno Gómez, Alejandra Oliveros Rosario, Dulce María Gómez Cadena, Yolanda Ramón Abrajam.
La tribu mojuillera Independiente tiene en Santiago Bucio Marín y Bonifacio Escobar Benítez a 2 guerreros que están en compás de espera para entrar en combate con muy buenos augurios de victoria por la silla grande de la mágica tierra, donde la democracia se encuentra ante el apremio de la exigencia.