Columna: La Grilla de Chon Por: Chon Pueblo

  • ‘Flores’ para el Gabinete
  • Sin aclararse caso Catemaco
  • ¡Ya basta de repetidores!

col-la-grilla-1

 

*** En boca del que mentir acostumbra… Es la verdad sospechosa.

La política es el arte de la intriga y la maniobra, y una lucha bastante cruda y amoral por el poder el cual no marca límites ni restringe gustos.

 

Aún en los linderos del caos se rige en medio de torpezas, frivolidades y conductas corruptas, preservar el Estado de Derecho; se dijo, es obligación de gobernantes y gobernados…

¡Por favor!… ¡A otro can con ese hueso!

La verdad —aseguran políticos persignados— le pertenece a Dios.

La verosimilitud y la credibilidad, son tarea humana y es a lo poco que podrían llegar esos vacíos falsos Mesías, cuyos trapos sucios orean al Sol.

 

*** Veracruz se encuentra en una etapa dinámica de cambio político, en el que la llave de seguridad de la Democracia es el respeto al Estado de Derecho; ello no implica una sobrecarga emocional hacia lo jurídico, sino un respeto a las reglas básicas de convivencia social en tiempos de incertidumbres políticas, como las que han vivido en dos sexenios los veracruzanos.

En esta etapa de transición, hacia la modernidad, la confianza en las instituciones y sus nuevos funcionarios públicos es vital dar impulso para actuar coordinadamente gobierno y pueblo, influencia positiva para la paciencia que afianzar el futuro exige, la búsqueda de mejores caminos.

Partir de esta experiencia histórica de cambio político, llegan a la función pública estatal gente seria, responsable, capaz de fortificar con su participación pública el desarrollo de Veracruz; el licenciado Leopoldo Domínguez Armengual, titular de la Secretaria de Turismo y Cultura, quien fungiera como director de Patrimonio del Estado en el sexenio en que el licenciado Patricio Chirinos Calero fue gobernador de Veracruz y el licenciado Miguel Ángel Yunes Linares, fuera Secretario de Gobierno, Domínguez Armengual también ha sido presidente del Colegio de Notarios en Veracruz, originario de la mágica tierra Topotilandia, donde quien prueba el afrodisíaco tegogolo, se le altera el ‘temperamento’.

Aquí le acompaña de su paisana, la licenciada Alma Rosa Hernández Escobar ‘Lolita Ayala’, quien es la actual directora del Empleo, en el Gobierno del Estado. Ambos son gente muy cercana al Gobernador del Estado, licenciado Miguel Ángel Yunes Linares; como lo es Enrique Pérez Rodríguez, quien es titular de la SEV; Víctor Manuel Esparza Pérez, ex delegado de CONAGUA y ahora director de la CAEV; Jaime Ignacio Téllez Marie, nuevo director de Seguridad Pública  del Gobierno del Estado.

Cuando se está preparado para servir, el destino te otorga todo.

 

*** ¿Para qué traer arena a la playa, cuando ciertos aspirantes a la alcaldía municipal tienen culpa que limpiar?… Suenan cursis y faltas de ética política, ciertas declaraciones de quienes bajo el auspicio y cobijo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), lograron encumbrarse políticamente, obtuvieron poder y hasta se hicieron compadre del huidizo ex gobernador, y ahora que andan en pos de un nuevo hueso, abandonan al PRI y niegan la amistosa con ‘Javy Duarte’.

¿Por qué después de… y no antes de…?

Pero, ¿cómo está eso que los partidos políticos no ponen candidatos?… Debió decir el ex legislador: ¡los imponen! No como tulipán y no la ciudadanía, que solo es utilizada, porque tarde que temprano, se dio cuenta que en cada proceso electoral, el PRI comienza una reedición de las viejas prácticas antidemocráticas, de reparto de posiciones y asignaciones de candidaturas y las seguirán repitiendo en el registro de sus precandidatos y métodos para la elección de sus candidatos, con procesos internos simulados, decisión centralizada o cúpula, exclusión de la participación ciudadana.

 

*** No hay que espantarse de lo vivido políticamente, su pesar tal vez sea que su objetivo: la alcaldía municipal de San Andrés Tuxtla se le aleja día a día.

No existe feudo tan pequeño, que no sea ambiciosamente codiciado.

 

*** Topotilandia, patria chica, infierno político grande.

Tingoliches y cuijas continuistas pretenden abusar de la mala memoria de los catemaqueños, por encima de que aún no sanan las heridas causadas por la rijosidad de los actos vandálicos contra la casa del mágico pueblo.

Voces afirman que existe negligencia e ineficiencia investigadora parar resolver este lamentable hecho, de parte de las autoridades, las que han dañado aún más credibilidad de los catemaqueños.

La ira de un pueblo es como el fuego, solo se puede apagar al primer chispazo, después es tarde para el perdón; las voces corren como un fuerte rumor de gente de distintos sectores que se han organizado para llegar a través de los nuevos funcionarios de Gobierno Estatal catemaqueños, ante el Gobernador del Estado y el Congreso Estatal a presentar su queja para que tales hechos vandálicos no queden impunes, ya que dicen, que persiste la incertidumbre y la zozobra por la inseguridad que prevalece en todo el Municipio y se les sigue diciendo ¡Que no pasa nada!.

En política no resulta grato perder la brújula doctrinaria y teórica de los principios más elementales, ya que a veces el azar no lo decide todo; muy pocos aspirantes a la alcaldía municipal han afrontado los hechos con valor. La gran mayoría como el avestruz, metieron la cabeza en la arena.

En política, para manejar el miedo de otros, debes controlar el tuyo.

A tingoliches, cuijas y zapos oportunistas, solo se les va en espejear ocultando sus magras intenciones en meras suposiciones, la venganza en política es un plato que se come frio, mientras el mágico pueblo clama justicia, para otros la venganza busca la satisfacción persona

2017, será en Topotilandia un año muy movido ‘políticamente hablando’, donde nadie puede estar en misa y en la procesión, nadie puede chiflar y comer Topotes. Los tiempos  han cambiado y deben olvidar que Tomás Montoya Pereyra, fue presidente municipal dos veces; que Sergio Antonio Cadena Martínez, lo fue dos veces; que González Azamar lo ha sido tres veces.

Los tiempos en política han cambiado, con la creencia que los catemaqueños ya no son los mismos pen…sadores de antes y que aun con la marea alta, emergen.