Columna: Perfilando Por: Iván Calderón Flores

  • Franco a Segob
  • Sergio Rodríguez, Hacienda
  • Américo incongruente

PERFILANDO

Aunque mucho se especuló la posible llegada de Enrique Pérez Rodríguez a la titularidad de la Secretaría de Gobierno en la próxima gestión de Miguel Ángel Yunes Linares, lo cierto es que si otra cosa no sucede, será Rogelio Franco Castán quién asuma esta responsabilidad.

El ex líder perredista se convertirá en el gran encargado de la política interna veracruzana, en la primera etapa del siguiente gobierno yunista, el cual necesitará de amplias labores negociación con todos los actores políticos.

La toma del Palacio de Gobierno por alcaldes del Sol Azteca de primera cuenta fue operada por el mismo Rogelio Franco, quién bajo las instrucciones de su próximo jefe el gobernador electo, se orquestó está acción para ejercer presión mediática en el altiplano y que ahora, ante la negatividad de Flavino Ríos, ha sido abrazada por todas las corrientes partidistas de la entidad.

Por su parte, se filtró que el diputado federal Enrique Pérez continuará operando como un enlace directo y principal filtro ejecutivo con el jefe del grupo de “Boca del Río”, pero seguirá ostentando su posición en el palacio Legislativo de “San Lázaro”, ya que según nos cuentan, al renunciar, el grupo del Acción Nacional perdería una importante posición con la salida de este legislador.

Las voces que señalaron que el de Soledad de Doblado a su llegada al poder desdeñaría a los amarillos estuvieron muy equivocadas.

En su momento, Miguel Ángel estará integrando un gabinete plural y equitativo, donde esperemos sean incluidos los mejores hombres y mujeres por el bien de la entidad.

Se tiene que decir, Yunes al parecer tomó con gran seriedad la alianza entre el azul y el amarillo.

Ya que también ha transcendido que será el diputado plurinominal Sergio Rodríguez Cortes, el presidente la Comisión de Hacienda e integrante de la de Fiscalización y seguramente desde allí llamarán a cuentas a todos los alcaldes que luego de ser cómplices y aplaudidores de la Prosperidad, ahora si exigen la entrega completa de las participaciones federales para sus respectivos municipios.

Y es que resulta verdaderamente incongruente observar a ediles como Joaquín Caballero, Marcos Martínez Amador, Ponciano Vázquez, Adriana Mass, o al mismo Américo Zúñiga, entre otros, solicitar el depósito de estas participaciones, cuando en el pasado fueron omisos y actuaron en complicidad con Javier Duarte.

Es más, muy mal se vio el mismo presidente xalapeño en querer colgarse de las expresiones de los munícipes de otros partidos, asegurando que apoyaría este movimiento, para luego salirse de la tangente y aceptar de nueva cuenta los abonos de esta agonizante administración estatal.

Incluso, el alcalde de Boca del Río Miguel Ángel Yunes Márquez, de farsante no bajó a Américo, criticando su falta de voluntad para seguir en pie de lucha ante las demandas de la entregas de estos recursos.

Américo Zúñiga fue solo flor de un día.

La mera verdad.

Comentarios al E-mail: ivancalderonflores@outlook.com