Columna: Quehacer Tuxtleco

QUE HACER TUXTLECO

Con imaginación se transforma Catemaco
Alcaldes deberían imitar el ejemplo

Si bien es cierto que la experiencia hace que las cosas se realicen mejor, la verdad es que a muchos de los actuales Alcaldes de la región de los Tuxtlas, les ha faltado imaginación para realizar obras que realmente beneficien a la sociedad, o simplemente no han tenido la visión de aprovechar las relaciones que tienen para agenciar beneficios para sus habitantes, con construcciones que realmente sean de servicio para la población.
Lo cierto es que con tres administraciones municipales a su haber y una diputación local, Jorge Alberto González Azamar, presidente municipal de Catemaco, ha tenido la acertada oportunidad de cambiar la imagen de su natal municipio, logrando en tan solo dos años, darle una visión diferente al que seguramente es el punto más visitado por los turistas en la zona.
Seguramente se debe a ese obstinado y hasta para algunos fastidioso visitar dependencias y estar como se dice en la región, fregando a los funcionarios de alto nivel, para que le bajen recursos y así realizar las obras que por demás se sabe, por si solas no llegan a los municipios por la falta de recursos.
Es esta forma de estar frecuentemente en Jalapa, alojado casi en oficinas gubernamentales, donde literalmente se pasa muchas horas esperando audiencia y cazando (de manera literal) a los funcionarios para que escuchen sus propuestas de obras y de esta manera se lleven a cabo, donde logra su realización.
Algunas de las muchas obras que se han llevado a cabo son la pavimentación de la calle Progreso en el primer trienio; la introducción de agua potable en 10 colonias de la zona norte; el abatimiento total de electrificación rural en el segundo periodo; el 70 % de las calle de pavimentadas; la fundación del CECYTEV, el Instituto Tecnológico Superior de San Andrés Tuxtla campus Catemaco, el 80 % de los tele bachilleratos han sido fundados y construidos por el alcalde y la Modernización urbana.
Esto habla de un trabajo tal vez de experiencia, podría decir cualquiera, pero también de obstinación y dedicación para que se ejecuten en su municipio, logrando que un número importante de pobladores hablen bien de él y su administración, lo que se constituye un logro más para el político catemaqueño.
Cosa que sus colegas Alcaldes de la zona de los Tuxtlas, no han tenido con esa visión, pues solo se han construido algunas obras en los municipios aledaños, debido según explican algunos Alcaldes a la falta de recursos que bajen del gobierno o que según ellos, están etiquetados para obras específicas.
Esto podría ser cierto, sin embargo, teniendo las relaciones necesarias, como presumen algunos Alcalde, prefieren lucirse con los funcionarios, pero muy poco les “explotan” para traer obras para sus municipios, situación que debería ser más aguda y de esta manera lograr que sus poblaciones se transformen como hace falta.
Es importante que los Alcaldes, tomen ejemplo de González Azamar, que sin decir que es el mejor Presidente Municipal, se ha visto como se ha transformado su municipio, debería, si es que no saben hacerlo, caber en ellos la humildad para pedirle asesoría al catemaqueño y lograr también ser una piedra en el zapato de los funcionarios estatales y federales, para lograr el objetivo de beneficiar a sus municipios.
Aún quedan dos años de gobierno, que si bien es cierto se corta por los procesos electorales, en donde de manera absurda se dejan de hacer obras o por lo menos se disminuyen, por las campañas, queda tiempo para que logren grandes objetivos y así cumplir por lo menos en parte las promesas de campaña.
Es importante que los Alcaldes escuchen realmente las necesidades de su pueblo y de esta manera, hagan caso a sus habitantes, para de esta manera construir obras que en verdad resuelvan la problemática del municipio y no se queden a medias o limitados por recursos que seguramente no llegarán si no se buscan.