Comunicación escrita

(Palabras que se las lleva el viento)

Desde los remotos tiempos, el hombre ha tenido la necesidad de expresar sus ideas, conocimientos que al paso de los siglos ha observado o han sucedido.

Para ello, los pueblos más antiguos del Mundo, optaron por grabar en rocas, piedras y en lo que pudieron, jeroglíficos, signos, figuras de animales, objetos, etc., conocidos como rupestres. Por lo que sus generaciones posteriores, pudieron conocer su pasado, su origen, costumbres, comunicación; pero sobre todo, sus conocimientos científicos y artísticos, que sin contar con mayores elementos, nos sorprende por su acierto y precisión.

De estos importantes datos prehistóricos, la Historia de los pueblos orientales y del oriente medio, como los Egipcios para plasmar sus ideas, ciencia y cultura, usaron la corteza de una planta ciperácea que llamaron “papiro” en la que a su manera e idioma, plasmaron para la Humanidad las características de su cultura, ciencia, y además conocimientos que en la actualidad son determinantes en la cultura universal.

A groso modo, este comentario tan breve, por ser de todos conocido, es para llegar a la parte medular del asunto y reconocer el gran valor que en la actualidad tiene la palabra escrita, que conlleva el derecho irrefutable de la Libertad de Expresión que hoy conmemoramos.

Existen hoy innumerables formas de expresión, pero como dice el dicho popular, “Papelitos hablan”. Esta sabía expresión nos advierte que solo la palabra escrita, es digna de crédito, es compromiso, es confiable, es legal, por que si son solo palabras, “se las lleva el viento”.

La prensa escrita es confiable, garantizada por la Constitución General de La República.

Por esa razón los Directores de los medios de comunicación escritos, corresponsales, reporteros y colaboradores, deben ser cuidadosos, eficientes y responsables. Sólo comunicar la verdad con el objeto de servir a la colectividad, sin ultrajes ni denuestos, sin perjuicio de terceros, para que la Sociedad tenga confianza en ellos y les guarde la consideración que se merecen.

Con respeto saludamos a todos los medios de información escrita de San Andrés Tuxtla, a los del Estado de Veracruz y de todo México.

En lo particular, al Diario Eyipantla Milenio, Decano de la Prensa Regional, agradeciéndole la confianza que me dispensa al aceptar mis modestas colaboraciones. Recordando con afecto a Don Roberto Enriquez Valencia, Q. E. P. D., quien ha tiempo me aceptó como tal.

Respetuosamente

Joel Sosa Moreno