Con honores despiden al Regidor Hernández del Real

honoresAbel Cadena Pérez, Catemaco, Ver.- ¿Qué es la vida? Un frenesí / ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, el mayor bien es pequeño, que toda la vida, es un sueño y los sueños, sueños son!

Cientos de personas de todos los estratos sociales y en su gran mayoría pescadores, con sus familias, encabezados por el Alcalde Municipal Jorge A. González Azamar, ediles, empleados de confianza, sindicalizados, jefes de área, todos los que logramos tener una gran amistad con el ahora finado Ing. Biólogo Pesquero Crescencio Hernández del Real, estuvimos frente a su domicilio particular ubicado en calle Progreso de donde salió el ataúd con sus restos mortales dándole el ultimo adiós.

Recorrimos la calle Progreso hasta llegar al Paseo del Malecón; hasta llegar a la Estatua del Pescador donde junto con sus familiares se le rindió un homenaje póstumo a quién siempre dio el todo por el todo, a favor de los pescadores Crescencio Hernández del Real, el líder, “el vato”, el nacido en Santamaría del Oro, Bukingans-Nayarit desde el cielo tal vez presenciaba la forma como numeroso grupo de gente de su pueblo adoptivo le rendía culto a este hombre quien en vida fue un entregado a las causas nobles.

Luego nos encaminamos hacia la Casa del Pueblo, el Palacio Municipal donde las autoridades municipales también, —como se lo merecía—, le rindieron honores, ahí con la voz entrecortada por la emoción que causa perder a un amigo, aun eficiente colaborador, a un funcionario capaz y responsable el licenciado González Azamar expresó: “…familia Hernández Carvajal, familia Hernández del Real, pueblo de Catemaco, amigos pescadores este un acontecimiento doloroso la perdida de este gran persona… También no hay dolor ni tristeza más grande que la de perder a un padre, aun hermano, aun amigo, nos cuesta a todos aceptar que no lo tendremos ya como un amigo y como un eficiente colaborador, como pocos; nos cuesta entender porque precisamente el tuvo que irse de este mundo, por eso nos cuesta creer esta sorpresa…

“Recibimos la triste noticia de su muerte en la plenitud de su vida; lo que no fue sorpresa que ese trágico día Chencho, el líder, “el vato” desde muy temprano salió de su casa para ir en busca de los seres que el siempre amó, para entregarles apoyos, a ustedes pescadores, murió en el cumplimiento de su deber murió al termino de haber entregado despensas y apoyos a esas familias desprotegidas de pescadores…

“Chencho un hombre generoso, no tenía nada de sí mismo y siempre se le encontró dispuesto ayudar a los demás, hombre muy generoso, muy grande, muy leal factores de su personalidad y carácter que le hicieron acreedor al afecto y aprecio de todos nosotros, no fuiste catemaqueño pero te quedas entre nosotros, formas parte Crescencio de la historia de este pueblo por muchas generaciones te seguiremos recordando, te agradecemos que en vida fuiste un extraordinario amigo, excelente colaborador, los pescadores extrañarán su presencia, tus amigos del Palacio Municipal te recordaremos toda la vida…

“Familia Hernández Carvajal, familia Hernández del Real, tenga la tranquilidad que el Creador les envía, tengan la seguridad que vivieron al lado de un gran hombre, tus amigos de Catemaco siempre te vamos a recordar ese gesto bonachón, generoso que tenias, si para tu familia es una perdida, para tus amigos también y para los pescadores no se dividan el mejor homenaje que le pueden otorgar a Chencho al líder, y el seguir unidos y seguir con los proyectos que tenían con Chencho, sigan su gran ejemplo de vida…”

En ese mismo acto habló su hijo Ramsés Hernández Carvajal, agradeciendo las muestras de solidaridad de las autoridades municipales, pescadores y pueblo en general hacia su señor padre el Ing. Crescencio Hernández del Real, después partimos con el cortejo fúnebre por la calle Venustiano Carranza, frente al Cerrito tomamos la multitud de gente con el ataúd la calle 5 de Mayo hasta llegar al plantel municipal siempre acompañado por músicos quienes iban deleitando las melodías que gustaron en vida al finado Chencho, a su llegada al Panteón Municipal donde reza un refrán. Descubre mortal tu frente inclina que tu orgullo mundial aquí termina. También se elevó oración en su nombre.

1 COMENTARIO

Comments are closed.