Con marchas, plantones y quema de mantas despiden a MiYuLi

  • Fredepo rompe cerco de seguridad e irrumpe violentamente en la Plaza Lerdo

Agencias | Xalapa, Ver.- El Frente de Defensa Popular (Fredepo) organización que sirvió en el pasado a intereses del PRI, irrumpió de manera violenta noche para tomar la Plaza Lerdo en Xalapa, lugar en el que Cuitláhuac pretendía tomar protesta a colaboradores y al mismo tiempo organizar una verbena popular.

Decenas de integrantes de Fredepo derribaron las vallas metálicas de seguridad en la avenida Enríquez, a la altura del Pasaje del mismo nombre, y en medio de gritos y consignas se apoderaron de la Plaza Lerdo.

Los manifestantes quemaron un ataúd y un perro, además de que lanzaron consignas contra el gobernador saliente, Miguel Ángel Yunes Linares.

Al llegar a la Plaza Lerdo, los integrantes de Fredepo hicieron una enorme fogata, en plena avenida Enríquez, frente a Palacio de Gobierno.

Diversos sectores de la sociedad civil y ciudadanos de a pie despidieron con alegría y jolgorio al “tirano” gobernador del cambio, Miguel Ángel Yunes Linares.

Primero fueron colonos que derribaron la valla metálica que cubre el área de la plazoleta Sebastián Lerdo de Tejada, luego campesinos del sur de Veracruz, después policías despedidos de la Intermunicipal de Poza Rica y le siguieron en fila india un grupo de empresarios que lanzaron consignas contra el góber saliente de la alianza PAN-PRD.

“Justicia, justicia (…) Cárcel para el tirano gobernador saliente. Ni perdón ni olvido. Queremos justicia para el sátrapa”, coreaban algunos representantes de la sociedad civil, agraviada por las decisiones asimétricas de quien hasta las cero horas de hoy fue el gobernador de Veracruz.

La noche se fue convirtiendo en una fiesta en la víspera del mensaje que enviaría el gobernador constitucional del estado –el primer ingeniero electrónico mecánico en la historia contemporánea–, donde los agraviados sentenciaron:

“Ya, ya, ya… que se vaya a la cárcel el déspota, el tirano, el indolente, el soberbio (…)”.

Noche espléndida, noche de regocijo, noche cálida. Comerciantes, empresarios, políticos, periodistas y ciudadanos de a pie festejaron con ahínco que haya terminado el período del megalómano góber del cambio.

Terminó la peor pesadilla que hayan sufrido los veracruzanos. “Ya,ya, ya”, cárcel para el tirano. No queremos ni perdón ni olvido, gritaban al unísono los veracruzanos agraviados que se dieron cita en la plazoleta Sebastián Lerdo de Tejada.