Denuncian “chiquero” cercano a su hogar; Jurisdicción Sanitaria ha sido omisa

 

  • El lugar se ubica en la colonia Jorge L. Tamayo, en el Boulevard del Ferrocarril, a unos cincuenta metros del entronque con la calle Prolongación Melchor Ocampo y está totalmente abandonado

AL DÍA NOTICIAS | SAN ANDRÉS TUXTLA, VER.-  Un verdadero problema de salubridad vive el ciudadano Jaime Arturo Obil Martínez en San Andrés Tuxtla, al contar con la presencia de un “chiquero” al pie de una de las paredes de su hogar y, específicamente, de donde duerme, el cual le ha generado molestias ante el olor de la comida putrefacta y la existencia de una plaga de moscas, situación que ya denunció ante la Jurisdicción Sanitaria Número 10, sin embargo, esta ha sido omisa.

El lugar se ubica en la colonia Jorge L. Tamayo, en el Boulevard del Ferrocarril, a unos cincuenta metros del entronque con la calle Prolongación Melchor Ocampo y está totalmente abandonado. Jaime Arturo Obil denunció que en primera instancia puso una queja por escrito ante la Jurisdicción Sanitaria Número 10, de donde fue enviado al Ayuntamiento de San Andrés Tuxtla, en donde le han dicho que no tienen facultades para atender su problema.

“El chiquero está pegadito a la pared del lugar donde yo duermo, está en total abandono, toda la peste de comida putrefacta que les echan (a los cerdos), porque no los alimentan con otro tipo de alimentación (sic), sino con tortilla putrefacta, estoy oliendo todo el día ese peste”, comentó.

Dijo que ante la falta de soluciones por parte de la Jurisdicción Sanitaria Número 10 y el Ayuntamiento sanandresino, ya no sabe a qué instancia acudir, por lo que pide a los responsables del lugar limpiar diariamente o que Salubridad decida clausurar este criadero de animales.

Aseguró que esta situación la vive desde que en la Jurisdicción Sanitaria con base en esta ciudad el titular era Enrique Ponce Ixba, de quien sí recibió atenciones y que incluso le afirmó que en aquel perímetro ya no era permitido tener lugares de crianza para estos animales, sin embargo, cuando le llevó el oficio por escrito este ya no pudo hacer nada pues había sido relevado de su cargo.