Derechos animales en Latinoamérica

El movimiento oficial por el reconocimiento de los derechos de los animales surgió en los años setenta en Estados Unidos y algunos países de Europa y rápidamente se extendió por el resto del mundo. Este movimiento se apoya en distintas doctrinas que comprenden desde la compasión budista hacia todos los seres vivos, hasta el vegetarianismo de Pitágoras o Empédocles, las protestas de Plutarco contra el circo romano o la convicción de San Francisco de Asís de que los animales son nuestros hermanos. Está  también relacionado con la Ilustración y las ideas de una época que luchó por los derechos humanos al tiempo que pedía el cese de la crueldad contra los animales en las voces de Bentham, Hume, Voltaire, Rousseau o Kant. Este movimiento responde tanto a problemas nuevos en la historia de la humanidad como a una nueva conciencia social.

En Latinoamérica el movimiento animalista aunque inició décadas  más tarde  también ha dado importantes frutos en el bienestar animal, por ejemplo, gracias a una iniciativa popular, la Ley N° 7451 de 2017 de Costa Rica definió las condiciones básicas y obligaciones para los dueños de animales de trabajo, exhibición, deportes y experimentación y reformó la ley de bienestar animal, que estableció sanciones contra el abuso y maltrato.

En Colombia la ley N° 1774 de 2017 reformó la ley 84 de 1989 sobre protección animal, misma que establece medidas para la preservación de la fauna, prevención del sufrimiento de los animales, deberes como el cuidado y la protección animal, reglamentación para la experimentación e investigación con uso animal. y sanciones que se aplican para quienes violen esta norma o incurran en cualquier acto de sufrimiento o maltrato hacia un animal.

En México la ley general de vida silvestre con reformas en 2018 prohíbe el uso de ejemplares en circo,  acción a la que se suman países como Ecuador, Bolivia, Colombia y Argentina desde muchos años antes. Uno de los estados más avanzados en legislación sobre protección  animal del territorio mexicano es sin duda Veracruz desde 2010 con una ley propia de protección de derechos animales, en 2014 con  las adecuaciones en el Código Penal para tipificar el maltrato animal, la conversión de zoológicos a santuarios, los reglamentos municipales y en ser el primer estado en toda Latinoamérica en acatar por medio de reformas a la legislación,  la recomendación que hiciera en 2015 la ONU sobre no exponer a menores de edad a espectáculos violentos como la tauromaquia.

En Argentina la Ley 14346 rige para toda la nación y considera un delito penal el maltrato y la crueldad hacia los animales desde 1954, está tipificado el maltrato animal por esta ley especial, que integra el Código Penal Argentino, como un delito “no menor”.

Activistas y funcionarios públicos de Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador han realizado a lo largo de los años importantes posicionamientos en contra de la tauromaquia y la tracción a sangre (carretas jaladas por burros o caballos con pesos significativos que ponen en peligro la salud de los animales) y otros espectáculos donde amparados en tradiciones, se violenta la seguridad y dignidad de los animales apostando en cambio por una propuesta de trato ético hacia los animales.

Poco a poco se ha ido unificando el movimiento animalista en Latinoamérica con importantes logros que representan una evolución social.

¡Victoria para caso de perrito asesinado en Xico!

La activista Araceli Jiménez, representante de Mausi Rescate Animal,  dio a conocer que hace dos años un perro fue asesinado a machetazos en Xico, “Se inició una carpeta de investigación, se dieron vueltas y finalmente pensamos que nada pasaría” dijo, sin embargo desde hace veinte días el agresor se encuentra en el penal de Pacho Viejo, esta semana se llevó a cabo una audiencia y se determinó que esta persona continuará en el penal, “esto es un ejemplo y una lección para asesinos y maltratadores de animales en Veracruz que se debe hacer del conocimiento público para que más denuncias lleguen a la fiscalía “ puntualizó.

Es excelente que la Fiscalía haya actuado y dado seguimiento a dicha denuncia que realizaron en su momento los activistas.