Descalificaciones entre candidatos

Alfonso Rodríguez Santos, San Andrés Tuxtla, Ver.- La contienda electoral por la Diputación Federal en el Distrito XIX Electoral, está llena de descalificativos de lo que hizo y dejó de hacer el ahora candidato, cuando éste o aquel estuvo en funciones de algún cargo público; lo cierto que en la guerra política todo se vale más cuando proyectan la imagen de su adversario político ante sus seguidores sembrando a través del discurso, el odio y rencor.

Lo más recomendable en estos casos es que los señores candidatos a diputados federales, es ponerse a trabajar en serio para conquistar al electorado con propuestas creíbles y que no sean solo de discursos como han quedado del pasado, sobre todo de aquellos que ya probaron las mieles en estas lides y que por su experiencia deberían ir más allá, con el profesionalismo y seriedad que debería caracterizarles pues la ciudadanía en general, no unos cuantos, ya quiere un verdadero cambio.

Bien, el hambre y la necesidad de los que menos tienen se ven reflejados en estos tiempos de elección, cuando se requiere del voto y aprovechando la necesidad de los que menos tienen en pago reciben la clásica dadiva de equis candidato, quien engaña al hambriento con unas cuantas láminas de zinc, cemento gris, herramientas para el campo como picos y palas, así como la necesaria despensa.

Reflexionado un poco: “las láminas cubrirán el techo de la casa para proteger a la familia; el cemento para cimentar nuestras bases; el pico y la pala para cavar la tumba del hambriento; la despensa cuando se tenga hambre; después cuando no haya que comer por que la despensa que recibieron a cambio del voto, solo fue en tiempos de elección… ¿Cómo sobrevivirán…?

Que triste es ver que depredadores de la política jueguen con el hambre y la necesidad del campesino; la realidad de las cosas es que cuando el diputado ya está en la Cámara  de Diputados y les solicitan ayuda, lo clásico que siempre dicen: ¿Ayuda? ¡Si ya te ayudé en campaña…! ¿Cómo la ve amable lector?