La enterraron en el patio de su casa

esoisassJavier Salgado Peralta/Ciudad Cardel,  Veracruz.-Un matrimonio de la comunidad Paso Doña Juana municipio de Ursulo Galván, que hace tres años, inhumó de manera clandestina el cadáver de una de sus recién nacidas, que murió por causas naturales,  por no contar con recursos económicos para darle cristiana sepultura, fueron detenidos por elementos de la AVI del distrito judicial de Cardel y presentados a declarar en torno a estos hechos, ante el agente del MP investigador, para definir su situación jurídica, al incurrir en un delito.

Informes proporcionados por el comandante de la AVI en  Ciudad Cardel, Nazario León Benítez, los restos óseos de la menor que estaban envueltos con ropita de bebé, fueron descubiertos ayer por la mañana a las 11:00 horas, por un habitante de esa misma comunidad, que había sido contratado por el matrimonio formado por Isabel Ramírez Acosta, de 40 años de edad, con domicilio conocido en aquel lugar así y Porfirio Callejas Pérez, de 59 años de edad, para elaborar una zanja en el patio trasero de su vivienda  la cual la iban  a ocupar para meter tubería de agua.

Al comenzar remover la tierra el señor Héctor Gutiérrez García, de 47 años de edad, con domicilio conocido en aquella congregación,  encontró la ropa de una menor así como al parecer unos pedazos de hueso,  que llamaron su atención.

Al seguir escarbando  encontró la osamenta de un recién nacido por lo que sorprendido por este hallazgo, le comunicó al dueño de la vivienda lo que había encontrado y este le hizo saber que hace aproximadamente 3 años, por falta de recursos económicos, él y su esposa decidieron enterrar en el patio de su casa a una de dos hijas recién nacidas, que murió por causas naturales.

Dijo que se le hizo fácil, inhumar de manera clandestina el cuerpo de su hija y reportar los hechos a la Policía, pero en esta ocasión poner al tanto de la situación por lo que un grupo de agentes de la AVI de Ciudad Cardel, se trasladó hasta Paso Doña Juana a investigar los hechos.

Más tarde arribó a dar fe  de la osamenta, el agente del MP de Ciudad Cardel, Ubaldo Esteban Flores Rodríguez, quien ordenó la retención del matrimonio por haber incurrido en un delito. Los restos de la menor fueron llevados al servicio médico forense, para los estudios de ley.