Día Internacional de la Mujer

Ana Josefa Cadena Carrión, San Andrés Tuxtla, Ver.-Por años; si no es que por siglos, la mujer ha tenido que someterse a la autoridad del hombre, ellos, en el mayor que los casos tenían derecho al mando, a decidir, a divertirse, a reír y a ser feliz; durante mucho tiempo fueron prerrogativas masculinas, la obligación de obedecer, de ser fiel, abnegada, sumisa, dócil, y hasta tonta, eran valores propios de la naturaleza femenina; incluso, se creía con verdadero convencimiento que el papel en la tierra era, definitivamente sufrir por los hijos, el marido, por la madre y que para alcanzar la gloria estaba obligada a sufrir.

El día 8 del mes de Marzo fue la Celebración del Día Internacional de la Mujer, en este día hubieron felicitaciones mutuas, en algunas ocasiones desayunos tumultuosos, o quizá recibieron agradable telefonema o una flor.

Pero creo, sin temor a equivocarme, que pocas mujeres saben porque se creó este día, esta no es una simple casualidad para homenaje al sexo llamado “débil”.

Las mujeres para obtener sus derechos políticos los han conquistado al paso de muchos años; es el resultado de una larga y tenaz lucha, esto data de 1789 cuando una mujer llamada Olympe de Gouges de nacionalidad francesa, demanda los derechos políticos, le siguieron otras valientes mujeres de Inglaterra y de Alemania, gracias a ello, muchas mujeres en el mundo han ocupado altos cargos en los gobiernos de sus países, estas son las que han sabido luchar en el medio social y político y han tenido la suerte de llegar.

¿Pero acaso todas tenemos que festejar ese día? Cuando desafortunadamente nuestras compañeras de sexo sufren: la violencia en silencio, la discriminación, el exceso de trabajo y la falta de humanidad, ¿será porque no tienen ideales?, ¿pero, se le puede hablar de ideales a quienes tienen el estómago vació?

Se les debe liberar a las mujeres de la miseria, de la ignorancia para que puedan aspirar a una vida mejor, liberarlas de sus propios perjuicios para que entiendan que la libertad no es adoptar los vicios de los hombres, para que no haya antagonismo entre hombre y mujeres; sino colaboración leal, en una tarea común, sin envidias y sin celos profesionales, cuando todas hayan logrado estas metas entonces podremos festejar “El Día Internacional de la Mujer”.

Todavía falta mucho camino por recorrer…

Mujeres, sin temor acérquense a las organizaciones civiles, sindicales o de partido sin importar siglas, para que en un futuro podamos tener plena conciencia de nuestro potencial y capacidad y tengamos el respeto y la consideración que hoy se nos niega.