Diario Eyipantla Milenio arriba a 90 años de labor comunicativa al servicio de la colectividad

  • Agradecemos a cada uno de los lectores, por su preferencia a este matutino, y continuamos con el compromiso informativo    

Christian Antemate Toto | San Andrés Tuxtla, Ver. — 2020, un año especial que quedará en la mente del colectivo, un año especial y del cual se hará mención especial en los libros de historia. Un año de contrariedades, donde las mentiras parecen verdades y las verdades mentiras.

En este año, Diario Eyipantla Milenio llega a un año más de esta apasionante labor informativa. Es cada 5 de noviembre un día especial para este informativo, ya que festeja su aniversario de fundación. Hoy ya a noventa años de su aparición, 90 años de registrar la historia de la región y más allá de sus fronteras.

Fue en el año de 1930 cuando la edición impresa vio la luz por primera vez, siendo elaborado con las técnicas de impresión propias de la época; en ese entonces el medio de comunicación se encontraba a cargo del profesor Capitanachi, quien después de algún tiempo cedió los derechos al extinto Esteban B. Delgado, hombre comprometido con la cultura y el conocimiento.

Siendo hasta 1970 cuando el Diario pasó a estar bajo la directiva de don Roberto Enríquez Valencia (†), quien, comprometido con la labor informativa, rescató a este matutino, y con dedicación y ahínco posicionó a este medio como el principal informativo de la región y sus alrededores.

En su inicio el diario era impreso a través de tipografía movible, más tarde a través de la técnica de impresión de linotipo, siendo la calle 20 de noviembre donde se retomó la edición diaria. Y en esta misma calle, esquina con La fragua, después de la ardua labor de impresión en el taller, con las manos manchadas aun de tinta, con gran entusiasmo don Roberto Enríquez Valencia en compañía de sus colaboradores repartían gratuitamente el diario a las personas que por ahí transitaban. En 1976 los talleres pasaron a estar ubicados hasta la actual dirección, Avenida Juárez, número 411.

Este medio de comunicación ha sido escuela e inspiración de muchas personas, hoy reconocidas por su labor comunicativa dentro del periodismo.

Entre los colaboradores, destacan don Ramiro Gracia y su esposa Lupita Ixba de Gracia. Siendo en esa época subdirector, el profesor M. Fortuna. La información era enviada de diferentes ciudades del Estado, en especial de Córdoba, por colaboradores dedicados al noble oficio reporteril.

Entre los colaboradores se encuentra don Ángel Bravo Guzmán, y sus hijos, Ángel Bravo Martínez y Ricardo Bravo Martínez; Leonardo Morales Campechano, Víctor Calderón, Álvaro Quino, Ernesto García Absalón, Abel Cadena, Domingo Villegas (†) y don Dagoberto Hernández Pérez, como responsable de la sección policiaca. Un poco después también se sumaron Domingo Comi Aguilera (†), Dennis Villarruel, Eduardo Malaga y la señora Estela Berdón.

Tiempo después se fueron agregando más personas como colaboradores, quienes aportaban notas, poesías, reflexiones, artículos, recetas de cocina, columnas reseñas o caricaturas. Dejamos pendiente la mención detallada, para no dejar fuera a alguien de los apreciables amigos de este matutino.

A través de este tiempo los talleres han sido visitados por distinguidas personalidades de la política del Estado, entre ellos gobernadores, diputados, senadores y candidatos quienes como muestra de su compromiso con la libertad de expresión han manifestado su apoyo y respeto al diario.

Fue don Roberto Enríquez Valencia, quien en agradecimiento a colaboradores, amigos y suscriptores implementó la tradición de realizar cada año, con motivo del aniversario del circular, una cena de gala y la coronación de una reina, elegida entre las jóvenes destacadas de la sociedad tuxtleca. La primera reina fue la ‘Nena’ Rodríguez Maldonado, hija de la señora Elvia Maldonado viuda de Rodríguez. La segunda reina, fue ‘Dichi’ Uribe, hija del Dr. Miguel Uribe González y Edith Licona de Uribe. La tercera en ocupar el cargo de embajadora fue Érica Ortiz Villa, hija de Fortino Ortiz Álvarez y Maricela Villa de Ortiz. Posteriormente le han seguido otras jóvenes.

Este año con motivo de la crisis sanitaria por la cual todavía atravesamos, y en compromiso con la salud, ha sido cancelada la tradicional cena. Esperando la pronta solución a este mal que tanto ha afectado a la sociedad en general en todas partes del mundo.         

Desde el momento en que tomó las riendas del matutino, don Roberto Enríquez Valencia, lo hizo con mucha dedicación y compromiso, lo que se vio reflejado hasta sus últimos días, falleciendo en el año 2006. Desde entonces sus hijos, conscientes de lo que significó el diario para su padre, continuaron con el compromiso informativo hasta el día de hoy. Y aunque los tiempos han cambiado, realizan el esfuerzo de continuar con el diario impreso, ante la modernidad de los medios de comunicación que ahora lo hacen en tiempo real a través de las redes sociales. Diario Eyipantla continúa con su compromiso de llevar información a las personas que aún no se han acoplado al mundo de la tecnología.

Diario Eyipantla Milenio agradece a sus colaboradores, pero en especial a cada uno de los lectores, quienes son el alma de esta labor informativa, por preferir leernos, por apostar por la veracidad y credibilidad de nuestra información. ¡Muchas gracias!