Doña Raquel Torres Tapia, ejemplo de vida…

23_may_tapiaJuan Carlos Absalón Pólito, San Andrés Tuxtla, Ver.- Las reflexiones de una persona de la tercera edad que ama la vida, es ser siempre joven de espíritu y de corazón.
Aquél que piensa que la vejez es una fase crítica en la vida de una persona, principio del final, se equivoca de la a a la z. Quizá podría pensarlo así porque haya vivido una juventud difícil y tal vez una infancia desdichada. Y es que este pensamiento debe reconsiderarse ya que cada etapa de la vida tiene su encanto, y debe vivirse con alegría y entusiasmo.
Un ejemplo de ello lo tenemos en esta ciudad en la persona de Doña Raquel Torres Tapia, quien a sus 93 años de edad, goza de una lucidez mental admirable, camina sin ningún impedimento, normalmente; además de una vista envidiable; platica y narra sus vivencias con gran precisión. Es por ello que estas líneas están dedicas a su persona; pues ha sido una persona trabajadora que logró sacar avante a su familia.
Doña Raquel dio la vida a siete hijos, de los cuales fueron tres mujeres y cuatro varones; la descendencia creció con 29 nietos, continuando con 32 bisnietos y ocho tataranietos.
Doña Raquel Torres Tapia, nació un 25 de diciembre del año 1916, y hoy sigue disfrutando de la vida en su domicilio particular de la calle Juan de la Luz Enríquez interior de esta ciudad de San Andrés Tuxtla; es una persona equilibrada, conserva todas sus facultades afectivas y sentimentales. Su amor para con la que comparte su vida es tan ardiente y caluroso como el de un joven, con la añadidura de la sabiduría y el fruto de tantos años de felicidad que llevará siempre en sus recuerdos hasta el final de sus días.